Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 26 de Agosto de 2019

Otras localidades

¿A cuánto está el kilo de 'me gusta'?

El Congreso de Ciberseguridad CONPILAR ha reunido en Zaragoza a expertos para tratar sobre sobre prevención y control de nuestra vida digital

¿Somos conscientes de toda la información que llevamos en nuestro teléfono móvil? Números de teléfono, contraseñas, cuentas bancarias, correo electrónico, agenda... Son solo algunos de los datos que se pueden encontrar en un dispositivo portátil, pero hay más: los datos que generamos en las redes sociales, visitando una página web o al instalar una aplicación.

De todo esto - y de muchas otras materias -  se ha hablado este sábado en Etopía, en Zaragoza, sobre prevención y control de nuestra vida digital, con charlas y talleres. Ha sido en el Congreso de Ciberseguridad CONPILAR, que ha reunido a expertos, hackers, abogados y miembros de los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado... para acercar estos conocimientos a la mayoría de los usuarios.

"No tenemos esa conciencia", señala Susana González, abogada experta en ciberseguridad y derecho tecnológico, y organizadora de este encuentro. "Nos instalamos una aplicación para cualquier cosa y muchas veces no sabemos ni siquiera los permisos que estamos dando  a esa app para acceder a nuestra información en el móvil, como contactos, fotografía e, incluso, información que podemos tener en nuestro correo electrónico".

Un "me gusta" en una red social también tiene precio en la era del Big Data y el internet de las cosas. "Todo está sustentado con datos de personas, es decir, poder segmentar publicidad a perfiles de usuarios". Por ejemplo, "un simple 'like' en Facebook o en Twitter puede catalogarnos como que algo nos gusta y, por tanto, pasar a formar parte de un segmento de usuarios a los que nos dirijan una publicidad", detalla González.

Unión Europea, datos y empresas

Fue el año pasado cuando Europa puso en marcha una nueva normativa que protege a los usuarios. "Lo que ha cambiado con esta normativa es que nos da el control al usuario y creo que es beneficioso pero por eso también se potencia que el usuario esté concienciado", señala.

"Ahora las empresas tienen que informarnos quién es el responsable de los datos que recogen, si se los van a ceder a terceros e incluso si van a hacer una transferencia internacional porque utilizan herramientas que estén fuera del territorio de la UE", explica. Sin embargo, hay un problema: "el usuario, por mucho que nos den el control, generalmente no leemos y entonces, tenemos el control pero lo tenemos que ejercer".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?