Últimas noticias Hemeroteca

Las toallitas se convierten en un grave problema medioambiental en las ciudades

Ocasionan importantes gastos en las comunidades de propietarios y problemas en la red de saneamiento

Las toallitas se convierten en un grave problema medioambiental en las ciudades

Que las toallitas húmedas que consumimos habitualmente en nuestros hogares se han convertido en un problema es algo que no se le escapa a nadie. Y además afecta a varias vertientes este asunto. La primera de ellas tiene que ver con el efecto dañino que causa en el medio ambiente; y la segunda, el grave problema que ocasiona a los propios vecinos, de muchos edificios, que se ven obligados a gastar cantidades importantes de dinero, en desatascos, por culpa de las dichosas toallitas, bueno, no solo toallitas, porque se han llegado a encontrar compresas, pañales y un largo etcétera de cosas que no deberían estar nunca en un inodoro.

Es por ello que hoy hemos abordado este asunto. y para ello comenzamos hablando con la empresa de gestión de residuos de la Mancomunidad de Municipios del Campo de Gibraltar y, en concreto, con su director general José Manuel Alcántara que reconocía que el asunto abordado se ha convertido en un problema de grandes dimensiones, "Se trata de un problema ocasionado por una falta de información al consumidor. Hay un dato importante y es que hace poco se ha creado una norma UNE de criterios de criterios de aceptación de productos desechables vía inodoro".

Este estándar establece los requisitos que permiten identificar qué productos son o no biodegradables y desintegrables y, en consecuencia, se pueden tirar o no al inodoro. La norma da respuesta eficaz a la problemática de las obstrucciones en la red de saneamiento, al permitir contar con productos desechables de calidad y respetuosos con el medio ambiente, mediante el establecimiento de unos criterios objetivos.

Así, la norma UNE 149002 indica que las toallitas y otros productos desechables deben cumplir varios requisitos respecto a su composición y su capacidad de sedimentación, dispersión, desintegración y biodegradación. Para ello, los productos deben superar con éxito todos los ensayos que acrediten que cumple con los distintos requisitos a través de criterios de aceptación. Por ejemplo, los productos no deben contener materiales sintéticos en su composición.

Alcántara piensa que esta norma, que asumirán los productores, facilitará la gestión de un problema donde nunca ha habido una unificación en cuanto al etiquetado. "Entonces había muchas etiquetas equívocas y la gente confundía el hecho de que fuese biodegradable con que se pudiese echar al inodoro. Ha habido mucha confusión en este tema. Lo más recomendable es tirarlo a una papelera porque al final acabas contaminando y creando un problema medioambiental".

Francisco Gil Rojas , vicepresidente del Colegio de Administradores de Fincas de Cádiz argumentaba que esto ocasiona gastos importantes en las comunidades de propietarios. "Es un problema grave desde el punto de vista ecológico y económico. La comunidad somos nosotros mismos y debemos cuidar los desagües porque al final nos cuestan el dinero".

Antonio Muñoz, portavoz del grupo ecologista Verdemar decía que "hay que hacer mucha educación ambiental y mejorar la red de saneamiento". Ha recordado que acaban de denunciar estos días el vertido de 4 hectómetros de aguas residuales sin depurar. Muñoz ha aprovechado para señalar otro de los grandes problemas del planeta el plástico "Hay que cambiar el modelo de consumo. Vivimos alrededor del plástico y ese cambio debe partir de la educación de los padres a los hijos".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?