Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 24 de Agosto de 2019

Otras localidades

Marea, cómo hemos cambiado

Después de mucho tiempo sin saber de ellos, el grupo de rock navarro regresa a las andadas de las guitarras afiladas y las baterías potentes

El grupo ha regresado al estudio con un puñado de grandes canciones /

Han pasado ocho años desde el último disco de Marea. La banda nacida a mediados de los 90 en Navarra cosechó un buen puñado de fieles con su rock directo, potente, con letras nada previsibles y un estilo definido. Sellos que acompañan a ‘El azogue’ y que son garantía de que este nuevo trabajo no defraudará a los que disfrutaron con sus anteriores producciones. ‘En las encías’ ha sido el tema elegido para presentarnos esta nueva etapa que muchos celebran y que nos va a servir para sumergirnos en su música.

Herederos de ese rock urbano y estatal que ya llevaba muchos años asentado, con especial predilección por las tierras vascas y navarras, Marea sumaba ensayos y actuaciones con ese sueño en la lejanía de vivir de su pasión. Y empezó a hacerse realidad en 1999 con su primer disco que tiene historia curiosa: el grupo que inició el cantante Kutxi Romero se llamaba en origen La Patera y su disco ‘Marea’, pero el nombre del grupo ya estaba cogido así que la solución fue el camino fácil: cambiar las tarjetas para que el disco se llamase ‘La Patera’ y el grupo se denominase Marea, como la canción que la abría. Un año después la cosa empezaba a coger altura con el disco ‘Revolcón’.

Poco a poco su nombre iba siendo conocido en los circuitos especializados. Canciones como ‘Duerme conmigo’ establecían un estilo no especialmente original en su música, pero con unos detalles muy reconocibles provenientes especialmente de Kutxi Romero, autor de unas letras que siempre dejan huella y de una voz con personalidad. Pero es en el año 2002 cuando dan el salto definitivo.

Habían cambiado tres veces de discográfica en sus tres primeros álbumes y en esta ocasión, en el equipo de Dro, publican ‘Besos de perro’ con la producción de Iñaki Antón, guitarrista de Platero y Tú y Extremoduro, cuya mano se nota detrás de cada detalle rockero de un disco que llega a ser de oro tras más de 50.000 copias vendidas. ‘Como el viento de poniente’ se ha convertido en un clásico, como también ‘La luna me sabe a poco’.

El grupo se instala entre la nobleza del rock en castellano y junto a clásicos como los ya mencionados Platero, Extremoduro, Reincidentes o Barricada, por mencionar un puñado. Las giras son intensas, los conciertos se garantizan la venta de localidades y todo confluye en su más exitoso y quizá mejor disco, que llegó en 2004 y se llamó ’28.000 puñaladas’.

De pronto el viento empezó a ser muy propicio para empujar el barco de los Marea y canciones como ‘La rueca’ llevaron a este disco a ser uno de los más vendidos del año en toda España y llenar decenas de grandes recintos en sus conciertos. Su propuesta musical no difería mucho de la anterior, ya de por sí llena de quilates, pero sí que las canciones eran casi perfectamente redondas. También aprendieron a ir de cero a cien con facilidad, como pasaba en temas como ‘El hijo de la Inés’ o ‘Ciudad de los gitanos’.

Sin duda no han vuelto a igualar aquel éxito, y de hecho llegaron a negociar un pequeño hiato que pronto se quebró para volver al estudio y publicar, en 2007, ‘Las aceras están llenas de piojos’, que también cosechó disco de oro gracias a temas como el que se eligió para su presentación, ‘Aceitunero’.

Era el momento de que los Marea aprovecharan este tirón que estaban teniendo en los últimos años para dos estrategias que fijaran su música: dos grandes éxitos, uno para España y otro para Latinoamérica, y un disco en directo llamado ‘Las putas más viejas del mundo’ y que se abría con uno de los temas del anterior disco, ‘Entre hormigones’.

Fue desde luego una etapa frenética que llevó a que los Marea esperasen hasta 2011 para publicar su siguiente disco. Pero es que el siguiente, como hemos dicho al inicio, no ha llegado hasta ahora, siete años más tarde. Síntoma de que el grupo publica sólo si tiene algo que decir y no por rellenar una hoja de compromisos. Llegamos por tanto al final del viaje y seleccionamos el single de ‘En mi hambre mando yo’, el que se usó para presentar el disco y que se tituló ‘Bienvenido al secadero’.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?