Últimas noticias Hemeroteca

Esclavizados para cultivar marihuana

En total, 21 chinos y vietnamitas que vivían en condiciones muy precarias en naves de Valencia, Zamora, Orense, Jaén y Guadalajara.

Agentes de la Guardia Civil han liberado a veintiuna personas, doce de nacionalidad china y nueve vietnamita, que eran víctimas de trata de seres humanos y eran utilizadas en condiciones de esclavitud para cultivar marihuana en naves situadas en las provincias de Valencia, Zamora, Orense, Jaén y Guadalajara.

En las dos operaciones que han permitido liberarlas se ha detenido también a un total de veinticuatro personas, veinte hombres y cuatro mujeres con edades comprendidas entre los 20 y los 57 años en Valencia, Zamora, Jaén, Guadalajara y Madrid, y se han incautado más de 17.000 plantas de marihuana en ocho plantaciones, con un peso de 1.831 kilos ya manufacturados listos para su envío al extranjero.

Todo comenzó en Chiva

Las operaciones V-Termal y Quincunce son consecuencia de una investigación que se inició tras el hallazgo de una nave industrial en la localidad valenciana de Chiva, en cuyo interior existía una plantación interior de marihuana de grandes dimensiones, en la que se detuvo a cinco personas, todas ellas de nacionalidad china.

Según la Guardia Civil, cuatro de estos detenidos, que carecían de cualquier tipo de documentación, residían las veinticuatro horas del día en el interior de la nave en condiciones muy precarias, desconociendo totalmente el idioma español.

Se comprobó que habían sido captados en su país de origen mediante la falsa promesa de un trabajo digno en Europa, siendo posteriormente trasladados a España con escala en varios países.

A todas estas víctimas halladas en el interior de la nave les había sido retirada su documentación por los integrantes de esta organización, y sus captores les prohibían salir de la nave bajo ningún concepto, facilitándoles periódicamente alimento y algunos enseres de higiene.

Se identificó entonces a los residentes en la nave como víctimas de trata de seres humanos para su explotación con el fin de realizar actividades delictivas, iniciándose así las citadas operaciones "de gran complejidad" y que se extendieron durante varios meses por distintas provincias españolas.

En ambas han sido detectados distintos grupos criminales con el mismo modus operandi, relacionados entre sí y liderados por personas de nacionalidad china, que conformaban una organización criminal dedicada a la explotación de personas para realizar cultivos "indoor" de marihuana en naves alejadas de núcleos de población.

La Guardia Civil procedió así al desmantelamiento de ocho naves industriales en Valencia, Zamora, Orense, Jaén y Guadalajara, donde fueron liberadas víctimas que se encontraban "en claras condiciones de esclavitud", las cuales eran controladas por integrantes de la organización, y que se dedicaban al cultivo de grandes cantidades de marihuana.

En se detuvo a los considerados como líderes de la organización, en la Comunidad de Madrid, ambos de nacionalidad china, los cuales mantenían el control de la parte económica y la operativa de las diferentes naves.

Una de estas dos personas es, según las mismas fuentes, "un conocido empresario titular de varios bazares de venta de artículos chinos" que, a su vez, también actuaba en la regularización de ciudadanos chinos en Europa.

De los catorce registros practicados en distintas provincias españolas, uno de ellos ha sido en un bazar de venta de productos de procedencia china, donde pudo ser intervenida diferente documentación que vendría a acreditar la explotación de las distintas víctimas.

En el transcurso de ese registro se halló una habitación que se encontraba cerrada con un candado externo, donde existían "indicios evidentes" de que podrían haber sido alojadas algunas de las víctimas explotadas por la organización desmantelada.

A los veinticuatro detenidos se les imputa varios delitos de trata de seres humanos, contra la salud pública, pertenencia a organización criminal, blanqueo de capitales y defraudación de fluido eléctrico.

Las operaciones han sido llevadas a cabo por la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de la Guardia Civil de Valencia y por la Sección de Trata de Seres Humanos de la Unidad Central Operativa (UCO), y dirigidas por los juzgados de Instrucción número 2 de Requena y número 1 de Picassent, ambos de Valencia.

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?