Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 23 de Julio de 2019

Otras localidades

Peñíscola, un verano de cine

CadenaSER.com busca el mejor pueblo de España. Los oyentes y lectores podrán elegir la mejor localidad para pasar unos días de vacaciones

PINCHA SOBRE LA FOTO PARA VOTAR. /

CadenaSER.com busca al mejor pueblo de España y van a ser los oyentes y lectores quienes decidan el mejor municipio para pasar unos días de verano. En la provincia de Castellón hay muchos lugares para disfrutar de unas buenas vacaciones, por las numerosas playas y municipios con encanto en el interior. Si hay algún lugar que combina a la perfección todos los alicientes para disfrutar del verano es Peñíscola.

En esta localidad de la comarca del Baix Maestrat residen durante todo el año unas 8.000 personas. Sin embargo, su gran atractivo turístico que une playa y montaña, con la majestuosa Sierra de Irta, atrae cada verano a cerca de 150.000 visitantes. Por tanto, es la combinación perfecta para quienes viven con el eterno dilema de playa o montaña. Por este motivo, Peñíscola y su patronato de turismo, se esfuerzan por hacer de la ciudad, el epicentro de la cultura, el ocio y la historia, proponiendo decenas de actividades durante el verano.

Hay planes para todos los gustos. En primer lugar, su situación geográfica le ha permitido a Peñíscola ser escenario de películas como El Cid y de importantes series como Juego de Tronos, El Chiringuito de Pepe, El Ministerio del Tiempo o El Barco. Por eso, una de las rutas más demandadas, es la que se realiza por los puntos emblemáticos del casco antiguo de la ciudad que han sido localizaciones en estas producciones, la llamada Peñíscola de Cine. La trayectoria de Peñíscola como
plató para numerosos proyectos cinematográficos data desde los inicios del Siglo XX hasta la actualidad.

Por otro lado, el monumento emblema de la ciudad, el más visitado, y totalmente accesible, es El Castillo del Papa Luna, o también conocido como Benedicto XIII de Aviñón. Es considerado desde 1931 Monumento Histórico-Artístico Nacional y Bien de Interés Cultural. En julio y agosto se ofrecen visitas guiadas infantiles y en agosto y septiembre, las visitas guiadas teatralizadas especialmente para niños.

Para los amantes de la música, en verano se celebra en el Castillo el Festival Internacional de Música de Cámara y el Festival de Música de Antigua y Barroca, ambas convocatorias de gran trayectoria y prestigio. Llegará también a la ciudad el Festival Internacional de Jazz, el Festival de Teatro Clásico el Ciclo de Conciertos de Música Clásica de Peñíscola, que completa esta amplia oferta de festivales musicales y teatrales.

Desde el emblemático Castillo de Peñíscola, todos los visitantes pueden observar la magnitud de su playa que cuenta con la bandera azul, un distintivo que otorga cada año la fundación europea de Educación Ambiental a las playas como símbolo de su calidad. 

Precisamente la playa, uno de los tesoros de la localidad, ofrece en verano clases gratuitas de aérobic y zumba en la arena. Además, todos los viernes noche de julio y agosto, se podrán ver de forma gratuita, películas de estreno, por lo que cada persona puede acudir con su hamaca o su toalla y se acomodarse en la arena para disfrutar del film a tan solo unos metros del mar. Para los más pequeños, la playa también acoge muchas actividades, especialmente en las zonas de juego infantiles.

Para contrastar con la playa, Peñíscola cuenta también con la Sierra de Irta, donde los visitantes pueden aventurarse por los senderos de este parque natural.

Durante el mes de junio, cuando se rememora la llegada del Papa Benedicto XIII a la ciudad, a modo de celebración, la ciudad se llena de desfiles, teatros, mercados medievales y actividades infantiles. En julio y agosto, las calles se llenan de color y alegría con la presencia de los más pequeños, a quienes van dirigidas actividades de animación o visitas guiadas, además del Festival de Teatre al Carrer, un evento para los más pequeños.

Como todos los veranos, Peñíscola celebra la noche de San Juan el 23 de junio. Una fiesta que da la bienvenida al verano en una noche de emoción y sentimiento, donde el fuego corona las hogueras, y que atrae a miles de visitantes. Y el fin de la época estival coincide con el inicio de las fiestas patronales de la localidad, el 7 de septiembre, en honor a la Virgen de Ermitana, patrona de Peñíscola. Unas fiestas que buscan conseguir la denominación de Fiestas de Interés Turístico Internacional.

Pero, de entre todas las rutas, de entre todos lo planes, hay uno que es el preferido por todos: la ruta gastronómica. Peñíscola cuenta con una comida típica que engancha a todo aquel que la prueba y que es el punto fuerte de este destino. Desde el all i pebre de rape, un guiso a base de ajo y pimentón que se prepara con anguilas, hasta el caragols punxencs, que son caracoles recogidos en el mar mediterráneo, famosos por sus puntas en el caparazón, pasando por los pastissets de carabassa, unas empanadillas dulces rellenas de confitura de calabaza. Estos son solo algunos de los platos más típicos.

No hay visitante que descubra Peñíscola y no se quede con ganas de volver. 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?