Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 17 de Enero de 2022

Otras localidades

Socorristas

Las zonas de baño más 'peligrosas' de cada municipio pitiuso

Los socorristas están afrontando una temporada tranquila pero piden prudencia ante el incremento de usuarios en las playas

Los socorristas de Formentera durante un simulacro de actuación

Los socorristas de Formentera durante un simulacro de actuación / Cadena SER

Los socorristas de las Pitiusas están afrontando una temporada tranquila pese al incremento de usuarios en las playas que constatan los coordinadores del servicio de todos los municipios.

El servicio de vigilancia se continuará prestando hasta mediados de octubre en los cinco municipios de Ibiza y se extenderá hasta finales de ese mes en el caso de Formentera, así que los socorristas avisan de que no se debe bajar la guardia porque muchos incidentes podrían evitarse y porque, pese a disfrutar de aguas de baño tranquilas, hay puntos que entrañan especial riesgo.

En Sant Josep, el municipio con más playas, presta el servicio Proactiva, que se encarga también de la seguridad en Ibiza capital. En total vigilan una quincena de arenales. El coordinador, Marcos Chércoles, explica que el mayor peligro está en las más frecuentadas: Playa d’en Bossa por el perfil del turista más joven y Cala Conta, que ha visto incrementada la afluencia de bañistas desde que apareció en el ranking de las playas más bonitas del mundo.

En Sant Antoni, los puntos más peligrosos también coinciden con las playas más frecuentadas, Cala Salada y Cala Saladeta, agravada por los complicados accesos y la existencia de zonas de rocas. El coordinador del servicio, José Porras, dice que cuentan con una plantilla de 24 socorristas, 17 de ellos vigilando simultáneamente hasta 7 zonas de baño.

En Formentera 22 socorristas vigilan las cinco playas con más afluencia de visitantes. Un servicio que presta el Consell con personal propio y que tiene catalogadas como más peligrosas las zonas de Es Trucadors e Illetes. Marco Lage es el coordinador.

Finalmente Santa Eulària y Sant Joan, donde presta el servicio Cruz Roja, cuentan con vigilancia en un total de 13 zonas de baño, de las que las más peligrosas son Cala Nova y Aguas Blancas.

Las incidencias más frecuentes que atienden son las relacionadas con picaduras de medusas, rasguños por rocas y deshidratación, además de prestar asistencia a personas con necesidades especiales.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?