Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 19 de Octubre de 2019

Otras localidades

El Señor del Prendimiento para los tiempos

La Hermandad del Miércoles Santo procesionó por las calles de un Jerez abarrotado

Salida del Señor del Prendimiento de Santiago /

Extraordinario es el Prendimiento y su Madre Desamparo. Extraordinario, el trabajo del Grupo Joven por esas alfombras de sal a la salida de Santiago y la mayordomía por recuperar la añeja estampa de los pasos que han regalado a Jerez los cofrades del Miércoles Santo.

Extraordinario es ver a Jesús del Prendimiento sobre sus primitivas andas de plata y a la Reina de Santiago bajo las caídas, también de plata, como antaño.

Extraordinarias las gargantas de los saeteros, por rezar cantando como solo Jerez saber hacer.

Como estaba previsto, después de la Santa Misa, la corporación del Miércoles Santo se lanzó a la calle a eso de las diez menos veinte minutos de una fresca noche de verano. La granadina Banda de Cornetas y Tambores del Gran Poder puso el acompañamiento musical tras el paso de misterio de Nuestro Padre Jesús del Prendimiento.

María Santísima del Desamparo, bajo las caídas plateadas, salía de Santiago radiante con la majestuosidad de una Reina con la exquisita corona del Desconsuelo y el inigualable manto de “La Duquesa” decido por la Hermandad de “Los Gitanos” de Sevilla.

Durante el recorrido se vivieron momentos íntimos e irrepetibles, como el paso de la corporación por las calles Justicia y Palma, donde el binomio entre la música y el son de los costaleros hizo las delicias de los centenares de cofrades jerezanos y los foráneos, mucho público de fuera de nuestras fronteras que quisieron sentir al Prendimiento.

Como no podía ser de otra manera, las saetas estuvieron presentes desde la salida, en el interior del templo, hasta en plena calle Merced. Para en la vuelta, tras visitar a la Soledad los rezos cantados, como solo sabe hacer Jerez, fueran los protagonistas.

En la Capilla del Cristo del Amor aguardaba Remedios, la dolorosa que perteneciera a la cofradía del Miércoles Santo. La titular mariana del Cristo del Amor, en el altar que con mimo preparó sus hermanos fue uno de los mejores regalos al Jerez cofrade y su vestidor, César Díaz realizó un trabajo impecable a la hora de ataviar a Nuestra Señora de los Remedios.

A las dos de la madrugada llegaba Desamparo a la iglesia de la Victoria, sede de la Hermandad del Descendimiento, donde esperaba Nuestra Madre y Señora de la Soledad para encontrarse frente por frente al Prendimiento y su Madre Desamparo.

Momentos únicos los vividos a las plantas del coqueto paso de palio con la Plegaria al Desamparo.

Fin a una jornada extraordinaria, en todos los sentidos, para el recuerdo de Jerez. Un sábado de verano diferente, donde escuchamos cornetas, tambores y saetas; y donde pudimos oler a incienso y nardos.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?