Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 18 de Julio de 2019

Otras localidades

Un profesor de Cuenca reivindica el latín dando clases gratis por internet

Aurelio Bermejo creo en los años 80 el Festival Europeo de Teatro Grecolatino y es autor de un método de enseñanza del latín

Escena de las representaciones de teatro grecolatino en Segóbriga, en Saelices (Cuenca). /

Recientemente hemos conocido la noticia de que un joven estudiante de 18 años, de Murcia, Ignacio Martínez Leandro ha ganado el certamen nacional de latín, conocido como Concurso Ciceroniano. En la edición internacional celebrada en Arpino, (Italia) ha quedado décimo. El profesor de este joven ha sido el conquense Aurelio Bermejo al que conoció por un anuncio en el que se ofrecía para dar clases gratis de latín a través de vídeo-llamadas de Skype. Hemos hablado con él en Hoy por Hoy Cuenca.

Entrevista con Aurelio Bermejo en Hoy por Hoy Cuenca. / Paco Auñón

Aurelio Bermejo nació en 1940 en el pequeño pueblo alcarreño de Mazarulleque, una de las pedanías del municipio de Valle de Altomira. Estudió en el Seminario de Uclés y más tarde terminó los estudios de Teología en el de Cuenca. En la Universidad Complutense de Madrid estudió Comunes y se especializó en Clásica en la Universidad Central de Barcelona.

A lo largo de su vida ha desarrollado su profesión como catedrático de Latín en los institutos Hervás y Panduro y Santiago Grisolía de Cuenca. Además fue profesor y coordinador de la asignatura de latín en la Universidad de Castilla-La Mancha.

Aurelio Bermejo en el centro de un grupo de alumnos durante una representación teatral en Segóbriga en 1986. / teatrogrecolatinosegobriga.com

El festival de teatro grecolatino

Bermejo es también el creador del Festival Europeo de Teatro Grecolatino que cada primavera desde los años 80 congrega a miles de estudiantes de toda España en el teatro romano de Segóbriga, en Saelices (Cuenca).

Esta aventura comenzó, y según el relato del propio, Aurelio, “a finales de abril de 1982”, dice, cuando realizó con sus alumnos “de Letras de Bachillerato y de COU del Instituto de Bachillerato Lorenzo Hervás y Panduro de Cuenca, una excursión o visita cultural a las ruinas de Segóbriga. Entre las actividades programadas al respecto, figuraba la representación leída de Antígona, de Sófocles. A la vista de esto, me decidí a montar, el curso siguiente, con alumnos de Letras de los tres Institutos de Bachillerato de Cuenca, Hipólito, de Eurípides, cuya representación ante los cerca de 1.000 alumnos y profesores que se habían dado cita allí, constituyó un gran éxito, lo cual me confirmó definitivamente en mi propósito de organizar con carácter regular dicha actividad”.

En la actualidad este festival se sigue celebrando cada primavera en el teatro romano de Segóbriga y en escenarios similares de otros yacimientos romanos de España como Tarragona, Cartagena, Gijón, Mérida, Sagunto, Itálica, Palma de Mallorca, Zaragoza, Clunia, Lugo, Pamplona, Córdoba o Andújar. “Representar con chicos de instituto, y para sus propios compañeros, obras de teatro griego y latino escritas 25 siglos antes parecía de locos. Pero no. Esto constituyó un éxito clamoroso desde el principio y ahí seguimos con la participación cada año de 50.000 estudiantes en las distintas sedes del festival”.

'Hipólito' de Eurípides, representada por alumnos de los tres institutos de bachillerato de Cuenca en mayo de 1983. / teatrogrecolatinosegobriga.com

La asignatura de latín

En las últimas décadas, cada reforma educativa desarrollada en España ha marginado más al latín. La asignatura era obligatoria para todos los alumnos de segundo de BUP. Ahora se estudia como opción en 4º de la ESO y en los bachilleratos de humanidades. Una de las razones que pueden haber quitado horas lectivas al latín la encuentra Bermejo “en la fuerza con la que han entrado las enseñanzas técnicas”. “Esto ha hecho que las humanidades hayan sido un tanto marginadas, lo que considero un error porque nuestra civilización occidental se basa en la cultura grecolatina a la que debemos casi todo”, puntualiza.

Bermejo considera que hay que seguir impartiendo la asignatura “porque es de donde derivan todas las lenguas romances, los idiomas que hablamos hoy en día como el castellano, el catalán, el gallego, el francés o el italiano”.

Este profesor experimentado en las aulas a lo largo de su vida considera que el latín no se enseña bien y que los alumnos, en los años en los que él fue coordinador de esta asignatura en la Universidad de Castilla-La Mancha, llegaban con un nivel muy bajo. “Creo que ahora, más que traducir y traducir, como se ha venido haciendo, y al ser una asignatura bastante difícil con una estructura compleja que se atraganta a muchos estudiantes, hay que enfocar su estudio de cara a la evolución del latín hacia las lenguas romances. Y a los alumnos que tengan una especial actitud para este idioma, abrirles el camino para que lleguen a traducir como este chico de Murcia que, en apenas 70 horas, ha sido capaz de enfrentarse a textos de Cicerón o Virgilio”, propone.

El Festival Europeo de Teatro Grecolatino de Segóbriga se celebra cada año en el mes de abril. / teatrogrecolatinosegobriga.com

El método Bermejo

Tras jubilarse, Bermejo creó un método de enseñanza del latín “de carácter eminentemente práctico”, como se presenta en la web del Festival de Teatro Grecolatino, donde se añade que “con él, se facilita extraordinariamente a los alumnos el estudio de la Morfología y de la Sintaxis latinas y, al contener abundantes textos, presentados en orden creciente a su dificultad y de acuerdo con los conocimientos que se posean en cada momento, estimula en ellos la práctica de la traducción”.

“Me animé a escribirlo cuando vi los derroteros que estaba tomando esto para intentar hacer las cosas bien y que no haya tantos chicos que se estrellen”, explica Bermejo.

Clases gratis por internet

Aurelio está impartiendo clases gratuitas a través de internet. Jubilado y con su método de enseñanza de la asignatura sobre la mesa, decidió probar. Ahora se conecta por Skype para enseñar el latín a estudiantes de todo el mundo. “Es una satisfacción enorme ver cómo avanzan. O conocer sus sensaciones, como un alumno de Valladolid que, ante los calores estivales, se puso a traducir a las cinco de la madrugada y me decía que había llegado a ser el hombre más feliz del mundo al adentrarse en la estructura de los textos y llegando a descifrar lo que dicen. Están locos. No pueden pasar sin el latín”, dice su ciberprofesor.

Lo único que les pide es que compren el método de estudio que él ha creado y justifica este pago, sobre todo, como un filtro para eliminar a “los que solo buscan el todo gratis”, dice. “Cuando les dices lo de los 20 euros, el 90 por ciento ya se retiran y quedan los verdaderamente interesados”.

Estructura la mente

Un experto latinista como Antonio Alvar decía recientemente que si se aprende latín se puede ordenar no solo la sintaxis de la vida, sino incluso las estanterías de un supermercado. Fue en un encuentro en Tenerife de la Sociedad de Estudios Clásicos y lo recogía el periodista y escritor Juan Cruz en la contraportada de El País el pasado 22 de junio. “El latín estructura la mente mucho mejor que las matemáticas”, asegura Bermejo. “Es una asignatura abstracta pero muy compleja y para llegar al significado de algunas frases hay que hacer muchos procesos lo que enriquece la mente. En Alemania se estudia latín y alumnos de ingenierías o carreras técnicas que han cursado esta asignatura en el bachillerato tienen un plus cuando optan a un trabajo porque son gente con una mente muy bien estructurada”.

Usamos el latín más a menudo de lo que nos parece. Alma mater, Alter ego, A posteriori, A priori, Carpe diem, Curriculum vitae, Delirium tremens, De motu proprio, Ex profeso, Grosso modo, Habeas corpus, In extremis, Memorandum, Mens sana in corpone sano, Modus operandi, Modus vivendi, Per capita, Persona non grata, Quid pro quo, Quorum, Rara avis, Sine die, Superavit, Ultimatum o Vox populi son expresiones que forman parte de nuestro día a día. “Es un dato más a favor del estudio del latín que entraría dentro de la cultura clásica que nos enseña dónde nace la democracia o la filosofía, por qué en Grecia en vez de en otra parte, qué supuso Roma para nuestra civilización que nos dejó la lengua o el derecho. La cultura clásica debería ser una asignatura obligatoria”.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?