Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 26 de Agosto de 2019

Otras localidades

La cúpula se reúne en Singapur para planificar los movimientos que faltan

Mateo Alemany, Anil Murthy y también Marcelino García Toral han viajado para verse con Peter Lim y tomar las decisiones futuras en cuanto a los fichajes pendientes para completar la plantilla

VCF /

Una vez cerrado el principal objetivo que se había marcado el club en la primera parte del verano de fichajes, que no era otro que mover la nómina de delanteros con el fichaje de Maxi Gómez y la salida de Santi Mina, ahora toca planificar la estrategia a seguir para el resto de movimientos que hay que realizar. 

Ésa es la base de la reunión que se celebra en Singapur entre los 'jefes' del club: su máximo accionista, Peter Lim; el líder de los despachos, Mateo Alemany; el líder del césped, Marcelino García Toral; y también el presidente Anil Murthy.

La idea de partida previa al aterrizaje en Singapur es que al Valencia le quedan por lo menos dos movimientos por realizar: el fichaje de un central de complemento para los que ya hay y el fichaje de un centrocampista polivalente que de momento tiene nombre propio, Rafinha.

Entre otras cosas ahí está el motivo por el que Marcelino está presente en esa reunión, dejando de lado por unos días los entrenamientos de la pretemporada. Lim quiere escuchar a su entrenador respecto a la conveniencia o no de realizar un desembolso importante por un jugador que lleva un año inactivo y el propietario quiere saber si sería una pieza fundamental para Marcelino o no tanto. 

Además, hay que valorar la posible salida de alguno de los peces gordos de la plantilla, siempre que llegue al club una oferta muy suculenta por cualquiera de ellos. Rodrigo sigue siendo el jugador en el escaparate. Y no es que el Valencia lo quiera vender, pero sí que hay que tener preparada la estrategia para ir rápidamente a por el sustituto, llegado el caso.

Y por supuesto, el futuro de Kangin Lee. El club tiene claras dos premisas. La primera que no se quiere desprender de él bajo ningún concepto. Ahí está su cláusula de rescisión de 80 millones de euros por si alguien quiere comprarlo, pero el Valencia no lo va a vender. Y dos, Marcelino no lo tiene en su cabeza como jugador importante la próxima temporada. Así que la única opción es la cesión y hay que valorar en Singapur cuál es el mejor destino y la mejor fórmula de cesión de las que han llegado tanto al club como al jugador. 

En definitiva, reunión de trabajo importante para que el consenso entre todos los 'jefes' del club siga siendo la base en la toma de decisiones.  

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?