Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 19 de Agosto de 2019

Otras localidades

"Mi perra Violeta me protege las 24 horas de posibles agresiones machistas"

Ionela, una joven víctima de violencia de género, asegura vivir más tranquila desde que adiestaron a su perra y aboga por que se incluya a los perros de defensa entre las medidas de protección

Ionela con su perra Violeta /

Ionela, tiene 29 años y es de Rumanía. Su vida ha cambiado desde que hace un año decidió adiestrar a su perra Violeta, un pastor alemán que se ha convertido en su sombra. Violeta no es un perro de protección porque no cumple los requisitos de raza y carácter para ello pero ha sido entrenada para acompañar y aportar seguridad a Ionela.

Ionela durante la entrevista

Quedamos con Ionela en un parque de Bilbao alejado del centro. Previamente nos ha dado unas indicaciones: "Cuando te acerques, quédate a unos metros. Violeta te olerá primero. Luego puedes venir a darme dos besos", y así hacemos. No lleva bozal de impacto. Durante la entrevista, permanece a menos de un metro de nosotras, atenta a cada gesto y a cada movimiento.

Hace cinco años comenzó a sufrir los primeros episodios de violencia. "Tenía una relación, le dejé después de un año porque ya no podía aguantar el sufrimiento que me hacía pasar. Después de dos años volvió a por mí", ha explicado en A vivir que son dos día Euskadi. "Las agresiones eran físicas, morales... Todo lo que puede haber de violencia", ha contado. Asegura que vive amenazada. "Después de dos años,  vino directamente a matarme y le denuncié". El agresor tenía una orden de alejamiento pero, según Ionela, lo quebrantaba continuamente. "A partir de ahí, me pusieron medidas de protección: un teléfono bortxa, pulsera telemática y escolta".

Violeta pendiente de todo lo que la rodea / Cadena SER

Ella cuenta que la perra es muy protectora. "Me protege todo el rato y estoy tranquila y feliz con ella". La acompaña las 24 horas del día y hasta duerme en su habitación. Según explica Ionela, Violeta nunca ha tenido que actuar contra su agresor y "no quiero que pase. Pero sé que si pasa algo, la perra se va a poner en medio y no le va a dejar a él acercarse a mí". Se siente más segura aunque reconoce que el "miedo siempre va a estar ahí" y aboga por que "las leyes permitan que los perros de protección acompañen a todos los lugares a las mujeres víctimas de violencia de género".

 La Asociación Clara Campoamor ha propuesto a diferentes ayuntamientos que adopten esta medida y que incorporen la figura del perro de defensa para las mujeres amenazadas, algo a lo que se ha comprometido el municipio de Barakaldo. Amaia del Campo, alcaldesa, ha explicado que desarrollarán la iniciativa a través del departamento de igualdad detectando casos de mujeres víctimas de violencia de género.

Julen Bilbao fundó en 1991 el Centro de educación y psicología canina Txiki-Eder donde trabaja el vínculo entre animales y personas. Allí conocen cuáles deben ser las características de un perro de protección y cómo adiestrarlo. Según ha contado en A vivir que son dos días Euskadi, es importante el papel de estos perros en la protección de las mujeres porque "aporta equilibrio emocional, seguridad, confianza, etc. muchas cosas, porque es tu perro familiar que trabaja para ti cuando tengas un problema real". Julen va a proponer una reunión al Departamento de Seguridad para abordar la toma en consideración de los perros de protección. La Cadena SER en Euskadi se ha puesto en contacto con el Gobierno Vasco y ha preguntado sobre esta cuestión. Según han detallado, es un servicio que "no se contempla".

Euskadi registró en 2018 un total de 5.640 denuncias por violencia de género, un 8,6% más que el año anterior, según el Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género del Consejo General del Poder Judicial. Es la cuarta comunidad con menor tasa de víctimas de violencia por cada 10.000 habitantes.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?