Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 28 de Febrero de 2021

Otras localidades

San Leonardo de Yagüe

Belinda Peñalba: "No me molesta que el apellido Yagüe esté en el nombre del pueblo"

La alcaldesa socialista de San Leonardo de Yagüe quiere asesorarse sobre lo que la ley contempla como vestigio franquista

San Leonardo de Yagüe

San Leonardo de Yagüe / Cadena Ser

A la alcaldesa de San Leonardo de Yagüe, la socialista Belinda Peñalba, no le molesta que el nombre del pueblo mantenga el apellido del General Yagüe a pesar de que la Ley de la Memoria Histórica, aprobada hace once años por el Gobierno Zapatero, lo considera un vestigio franquista. “Mi postura es que no me molesta que el apellido Yagüe esté en el nombre del pueblo”, ha reconocido la flamante alcaldesa.

Peñalba está a la espera de que la Asociación de la Memoria Histórica solicite formalmente una reunión en la que tiene previsto pedir que se elimine el apellido del topónimo y el resto de vestigios que quedan en el municipio como el nombre del teatro y el de algunas calles. Peñalba advierte que antes de tomar ninguna decisión el equipo de gobierno municipal tendrá que asesorarse para determinar lo que la Ley de la Memoria Histórica considera vestigio franquista. “Quiero enterarme un poco de qué se considera realmente vestigio y a partir de ahí ya veríamos qué hacer”, explica la alcaldesa. Peñalba reconoce que si San Leonardo está incumpliendo la Ley, “habría que quitarlo”.

Recordemos que en 2016, el abogado especializado en memoria histórica, Eduardo Ranz, demandó a ocho municipios por no cambiar sus nombres con referencias a apellidos franquistas, entre ellos, San Leonardo de Yagüe. En junio de 2017, el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León confirmó la Sentencia del Juzgado Contencioso administrativo de Soria en lo referido al nombre de San Leonardo de Yagüe. El demandante no podía "considerarse legitimado para la interposición del recurso" por no ser vecino del pueblo afectado, en teoría, por la aplicación de la Ley de Memoria Histórica.

Por ese motivo, Eduardo Ranz decidió volver a empezar el proceso judicial a través de una entidad memorialista, la Asociación Memorialista Ranz Orosas, pero unos meses después registró en el juzgado su desestimiento en el proceso argumentando que estaba sobrepasado con los más de 500 procedimientos que tenía abiertos en toda España relacionados con la Ley de la Memoria Histórica.

 

 

 

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?