Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 22 de Septiembre de 2019

Otras localidades

Mañana puedes ser tú

Un policía local que tuvo una lesión medular en un accidente denuncia la indiferencia del Ayuntamiento a su petición de facilitar la accesibilidad de la piscina cubierta municipal a discapacidades de este tipo

La piscina municipal cubierta no cumple con la ley de accesibilidad /

El Ayuntamiento de Aranda tiene sobre la mesa desde hace varios meses la petición de un vecino de esta localidad que sufrió una lesión medular el año pasado para que se adapte una silla para parapléjicos y tetrapléjicos en la piscina cubierta. El solicitante se llama Enrique Fernández. Formaba parte de la plantilla de la Policía Local y tuvo un accidente en abril de 2018 cuando practicaba parapente de motor en la localidad madrileña de Venturada. Después de permanecer 8 meses en el Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo, le prescribieron continuar un proceso de rehabilitación del que formaba parte la natación como terapia muy conveniente, pero dice que no puede practicarla porque la silla que hay en estas instalaciones municipales no reúne los requisitos ni se adapta a la Legislación Vigente.

La petición la hizo verbalmente a principios de enero de este año y, dos meses después, el 22 de marzo, por escrito. Pero ni de una manera ni de otra ha conseguido que los responsables municipales hagan algo al respecto. Fernández apela en su escrito al decreto de noviembre de 2013 que exige la completa accesibilidad de las piscinas públicas y todo tipo de espacios comunitarios como pistas, jardines practicables o entrada a edificios, de manera que cualquier persona, especialmente las que tienen alguna condición de necesidad de accesibilidad, puedan utilizarlo de forma autónoma, independiente y segura. Explica también que en este Real Decreto se establece un tiempo de actuación de hasta 4 años que finalizó el 4 de diciembre de 2017 para que todos los bienes, espacios, servicios, productos y transporte fueran accesible. “Quise dejar pasar las Navidades, y una vez finalizadas me puse en contacto con el Concejal de Deportes entonces, Emilio Berzosa y con la Sra Alcaldesa, Raquel González allá por el mes de enero para que se adaptase una silla para parapléjicos y tetrapléjicos por lo menos en la piscina cubierta, ya que la que existe hoy por hoy no reúne los requisitos ni se adapta a la Legislación Vigente. Al no contestarme con nada recurrí a registrar el escrito oficialmente en el Ayuntamiento en el mes de marzo. A día de hoy siguen sin hacer nada y este colectivo no pude hacer un deporte que por lo menos para mí y para más personas como yo es de vital importancia”, lamenta Enrique Fernández, que dice que al encontrarse en esta situación ha podido ser plenamente consciente de la falta de sensibilidad de los responsables municipales ante este tipo de exigencias relacionadas con la eliminación de barreras arquitectónicas y de facilitar la movilidad a personas que tienen determinadas limitaciones. Este policía local al tiempo que hace público su malestar, dice que se reserva el derecho de denunciar en las instancias que correspondan “la actuación desconsiderada de este Ayuntamiento con el colectivo de estas personas con discapacidad reducida en Aranda de Duero”. Habla de “falta de atención, dejadez, y pasotismo” y termina advirtiendo de que nadie está libre de encontrarse en una situación como la suya porque “mañana puedes ser tú”.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?