Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 17 de Septiembre de 2019

Otras localidades

Los familiares de víctimas de suicidios reclaman poder dar charlas preventivas en los colegios

José Carlos Soto, coordinador del grupo de supervivientes de Familiares y Allegados en Duelo por Suicidio (FAeDS), denuncia las "pegas" que se encuentran y los "vetos" que les imponen los propios centros.

El consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, tras la presentación de la guía para familiares en duelo por suicidio. / ()

“Soy José Carlos Soto. Soy superviviente de mi hija, de mi única hija. Ella se suicidó con 18 años”. Es la punzante tarjeta de presentación con la que el coordinador del grupo de supervivientes de FAeDS se ha plantado ante los medios de comunicación en la presentación de la guía de autoayuda que la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid ha editado coincidiendo con la celebración este 10 de septiembre del Día Mundial para la Prevención del Suicidio.

3.000 ejemplares pensados para acompañar a los familiares en un tránsito inimaginable. “La Organización Mundial de la Salud (OMS) habla de un dolor equivalente al sufrimiento experimentado por los supervivientes de un campo de concentración”. Las comparaciones son siempre odiosas, pero esta no la hace cualquiera. Son palabras de Mercedes Navío, la coordinadora del área de Salud Mental de la Consejería de Sanidad del gobierno regional, la encargada de gestionar desde el punto de vista asistencial el día a día de un fenómeno delicado, espinoso y, aún hoy, tabú para muchos.

En España cada día se suicidan de media 10 personas. Son 3.679 muertes evitables al año. Es ya la primera causa de muerte en los hombres entre 15 y 29 años. La segunda para las mujeres de esa misma franja de edad, después del cáncer.

El duelo de sus familiares tiene sus propias especificidades precisamente por ese velo de silencio que todavía hoy sigue imperando en torno al suicidio. A lo inesperado de la pérdida, al trauma de perder a un ser querido, se suman sentimientos como la culpa o el miedo al estigma social. Es lo que el propio consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero (PP), ha definido como “el duelo oculto”. Antes, mucho antes, se puede actuar. La propia OMS considera que “los suicidios son prevenibles” y pide a los países una estrategia integral multisectorial para evitarlos. Es ahí donde encaja ese acceso a los colegios que José Carlos Soto reclama ante los micrófonos de los medios. “Cuando te sientas con chicos y chicas de 14 o 16 años, te das cuenta de que no tienen problema en hablar abiertamente de nada”, insiste Soto, que asegura que el primer paso para evitar un suicidio es hablar de él sin tapujos. “El potencial de su testimonio es preventivo”, refuerza Navío. Las dimensiones del problema son gigantescas porque, según la OMS, por cada suicidio consumado se producen 20 tentativas.

Madrid tiene un índice de suicidios inferior a la media nacional. Aquí se registran 5,18 suicidios por cada 100.000 habitantes, frente a los 7,87 casos que se producen en el conjunto de España. Solo Cantabria presenta mejores datos, según las cifras del INE, que ha facilitado Sanidad. “Da igual -zanja el consejero-. En términos sanitarios, un solo suicidio es demasiado”.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?