Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 17 de Octubre de 2019

Otras localidades

Destrozos en las playas de Daimús, Xeraco y Tavernes por el temporal de mar

En Oliva y Villalonga se han desbordado algunos tramos de los ríos Gallinera y Serpis

Las olas arrasan un chiringuito en la playa de Daimús. /

La DANA o gota fría ha tenido diferentes efectos en la comarca de la Safor, aunque en general se trata de incidencias leves. Esta es la radiografía de la gota fría en la Safor:

En Tavernes donde no ha habido incidencias esta noche porque apenas ha llovido. Aún así, fuentes del ejecutivo local están alertas con un protocolo de prevención activo por si fuera necesario. Aunque apenas ha llovido, el temporal de mar ha sido y sigue siendo muy fuerte, con olas de varios metros, lo que está castigando una vez más a la playa de la Goleta. De momento no se pueden ver las consecuencias de este temporal porque las olas están llegando al margen de las edificaciones. Será cuando finalice cuando se compruebe si queda o no arena.

En Xeraco, la lluvia, pero sobre todo el viento fuerte que ha soplado de madrugada, ha provocado la caída de una farola. También las numerosas hojas que han caído de los árboles han taponado los imbornales, por lo que las brigadas de limpieza se han empleado a fondo para limpiarlos.  El alcalde, Avelino Mascarell, ha señalado a Radio Gandia SER que el temporal de mar afecta a la costa de la Safor sí ha producido desperfectos en algunos chiringuitos. El Ayuntamiento, por su parte, retiró el mobiliario a pie de playa para evitar que el mar se lo llevara por delante.

Por suerte algunos ayuntamientos ya habían retirado papeleras y buena parte de las pasarelas a pie de playa para evitar desperfectos. Aún así, en el caso de Daimús el mar engullía prácticamente dos chiringuitos que ya estaban en proceso de desmontaje. Así nos lo contaba el alcalde de la localidad, Javier Planes.

En Miramar las lluvias han sido moderadas y no han causado desperfectos ni daños destacados. La arena ha resistido el embate del mar y de momento no ha desaparecido.

En Oliva, el Ayuntamiento ha cortado varios caminos rurales después de que a primera hora de la mañana se haya desbordado un tramo del riu Gallinera que conecta con el Bullent. Ello ha provocado que algún coche se haya quedado atrapado por el agua y haya tenido que ser rescatado. Por suerte, según el alcalde, David González, no ha habido que lamentar daños más graves.

En Villalonga, el desbordamiento del río Serpis ha obligado a cerrar el Pas de la Guardia, aunque no ha tenido mayores incidencias, según fuentes de la Policía Local. En la cabecera del río, en la zona de Beniarrés, ya llevan acumulados más de 350 l/m2. A causa de la lluvia se ha cerrado el paso en caminos rurales y en La Llacuna se ha producido la caída de alguna rama de árbol.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?