Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 18 de Octubre de 2019

Otras localidades

La lluvia deja una Ofrenda con flores pero sin bailes

Las precipitaciones que cayeron en el tramo final del homenaje floral que cada año recibe la Virgen de las Viñas en las fiestas de Aranda impidió la tradicional actuación de la Escuela de Folklore

Los paraguas fueron aliados en la Ofrenda de Flores a la Virgen en las fiestas de Aranda 2019 /

La primera jornada de las fiestas patronales de Aranda parecía estar sorteando los peores augurios de unas previsiones meteorológicas que anunciaban cierta probabilidad de precipitaciones. Sin embargo los chubascos no llegaron hasta casi el final de uno de los actos más emotivos de cada año, cuando peñas, asociaciones y otros colectivos sociales ofrecen sus ramos de flores a la patrona de la villa, la Virgen de las Viñas, en la explanada de su ermita.

La Ofrenda de Flores comenzó puntualmente a las siete de la tarde con la presencia de apenas unas gotas de agua que amainaron enseguida, por lo que buena parte de las charangas y representantes de cada colectivo pudieron pasar frente al enrejado que sirve de soporte al tapiz vertical en el que cada año se convierten las flores ofrecidas a la Virgen de las Viñas. Pero la lluvia decidió hacerse notar con más fuerza en el tramo final del acto, cambiando el paisaje de la explanada: comenzaron a desplegarse los paraguas y en unos minutos una parte importante del público que hasta el momento había desafiado la amenazante presencia de los nubarrones comenzó a retirarse para evitar el chaparrón que comenzaba a caer. Aún así, dado que la lluvia caía mansamente y sin estridencia, la entrega de los ramos llegó hasta el final, ante la estoica mirada de la reina y las damas de las fiestas que presidían el acto, así como buena parte de la corporación local que hacía lo propio frente al escenario.

La casualidad hizo que la lluvia parara justo en el mismo momento en el que pasó el último de los oferentes. Pese a ello el riesgo de que las precipitaciones volvieran en cualquier momento y vistas las peligrosas condiciones en las que quedó el entarimado del escenario, propicio a resbalones por la humedad, hicieron aconsejable cancelar la tradicional actuación del grupo Alquería de la Escuela de Folklore, para evitar el peligro a los bailarines y la incomodidad para el público. Como premio de consolación el grupo ofreció a los valientes que resistieron hasta el final dos de las piezas del repertorio ensayado: una coreografía de la canción tradicional “Yo no voy a los toros” y la popular Rueda arandina, la misma que se bailará el último domingo de las fiestas como despedida de unos festejos que no han hecho más que empezar y que seguirán viviéndose pendientes de la evolución de la meteorología.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?