Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 22 de Noviembre de 2019

Otras localidades

Ramón Esteve: "El diseño condiciona nuestra vida"

Ramón Esteve es referente indiscutible de la arquitectura y el diseño. En los últimos años, sus intervenciones en València se han centrado en el Hospital La Fe y en el Centro de Arte Bombas Gens

Ramón Esteve es referente indiscutible de la arquitectura y el diseño. En los últimos años, sus intervenciones en València se han centrado en el Hospital La Fe y en el Centro de Arte Bombas Gens, aunque su trabajo es reclamado mucho más fuera del país.

-Tienes un concepto muy líquido del diseño y la arquitectura.

Sí, una idea líquida, envolvente. Diseñamos entornos y los puedes dividir por disciplinas o pueden trabajar de forma conjunta.

Detrás de cualquier proyecto, hay un concepto de vida, hay un contexto histórico y hay una visión de un creativo . Este lo que hace es materializar un concepto con todas las herramientas que tienen que ver con su disciplina. Esto va mucho más allá de hacer cuatro paredes, esto puede llegar a los objetos, a todo lo que genera nuestro entorno, donde se desarrolla la vida. Esto es la arquitectura.

Antes de las Vanguardias, la idea de obra de arte total en la arquitectura y las artes decorativas estuvo siempre. De ahí pasamos a la Catedral del futuro. Todos trabajando, uniendo a todos los oficios, liderados con este objetivo colectivo común.
Esta idea de que todos los elementos están regulados por un concepto, no es algo de ahora. En las vanguardias se dan cuenta que en el espacio, si los muebles tienen que ver con ese espacio, la idea se amplifica. El objeto hace de enlace entre el espacio mayor y el hombre.

En mi caso, empecé diseñando proyectos a escala pequeña, diseñaba todo. Ahora lo llevo de forma paralela a mi faceta como arquitecto.
Creo que los límites disciplinares están rotos, lo importante son las ideas fuertes que se puedan materializar.

- ¿Cómo acercar el diseño al ciudadano común?

La difusión de cualquier trabajo se basa en abrirte a otras personas que no tienen nada que ver con tu ámbito. Hay trabajos muy corporativos. Hay arquitectos que diseñan para arquitectos, no para sus clientes. Normalmente tu cliente no es arquitecto.

Esa tarea de traducir lo que haces a gente profana, esa tarea de divulgación es muy importante. Valencia ha carecido de esto. Siempre ha tenido unos diseñadores y empresas con difusión internacional, pero que en la ciudad han tenido menos eco.
Una de las grandezas que va a tener Valencia Capital del Diseño, es que en los próximos años podemos ser referencia mundial del diseño a nivel internacional. Aquí hay todo lo necesario para que pase esto. Estaban todos los elementos de la receta, pero nadie los había juntado.

Cuando se ha querido hacer eventos que le den visibilidad a la ciudad, se ha echado mano de actividades que eran un poco artificiales porque detrás no tenían nada. Sin embargo el diseño tiene una industria y unos creativos que existen, y que lo que ha faltado es un catalizador que los una, que les de visibilidad y que la ciudad lo exhiba.

Esto hay que hacerlo de verdad. Tú tienes que ir por la calle y notar que en Valencia el diseño es de verdad importante. De momento, hay mucha ilusión y la sociedad va a contagiarse.

- Cada vez se sabe más como el entorno condiciona nuestro estado de ánimo, incluso el rendimiento de nuestros cerebros...

El diseño es la parte emocional de un objeto o edificio. Ese orden, equilibrio, armonía es lo que trasciende de la materia. Lo importante es que cuando haces algo trascienda de sí mismo. El diseño tiene una dimensión que va más allá de lo propiamente material. Si tú haces con equilibrio y con alma, va a resultar más atractivo.  Se sabe que cuando se modifican los barrios degradados, la gente vive mejor. Se pone a funcionar el orgullo. Si vives en un lugar bien estructurado, te sientes orgulloso de donde vives.

Es muy importante, porque buscamos la armonía y la belleza en todas partes. En la naturaleza, cuando viajas, en la música, en la poesía... Generar entornos donde esto esté implícito, es maravilloso.

El objetivo de que diseñemos esto, va mas allá de lo económico. Hacen falta recursos para hacer algo, pero con el mismo dinero si le aplicas una buena organización , el resultado es mucho mejor. Es la holística, cuando todas las cosas se reúnen y funcionan, el resultado es mejor que la suma de las partes.

Y otro mito, trabajar así no es más caro. El ejemplo claro es la arquitectura vernácula, popular. Esta hecha con lo mínimo y es maravillosa. La armonía está en lo natural.

- ¿Se trabaja de forma diferente cuando se diseñan espacios de ámbito social?

Todos los edificios son una casa. Hay una casa donde trabajas, otra donde te curas y otra donde te diviertes. La parte de humanización de los espacios, es fundamental.
Por ejemplo, un hospital es un lugar donde una persona llega en un momento vulnerable, pero por otro lado, es un espacio técnico que debe tener una eficiencia determinada.

Tienes que saber en cada momento, la dosis la proporción. Un hospital debe ser eficiente, pero también debe respirar un ambiente amable.

-¿Vuelves a los espacios que diseñas cuando ya están habitados?

Sí, yo trabajo la atemporalidad. Sobre todo las viviendas, quiero que sean atemporales. Por eso cuando pienso en los materiales, pienso en la vejez de esos materiales. Que con el tiempo sean más bonitos que cuando están acabados de poner. Esto pasa con la madera, el mármol… Pero esto es sólo es una forma de ver.
Yo escucho mucho a los propietarios, y lo que me encuentro cuando vuelvo es que están muy bien. No se estropean porque se identifican la casa.

-Si pudieras arrasar una zona de València, ¿cuál sería?

Hay muchas zonas que mejorar haciendo pequeñas intervenciones.
En Valencia falta armonía. Todo lo concerniente a mobiliario urbano, aceras, pavimentos. No hay un criterio. En esta misma calle, las farolas de esta calle son distintas a las de al lado y con poca gracia.

Todo esto se tendría que reformular. Pero el frente marítimo , es el coste oportunidad más perdido de Valencia. Es donde más potencial hay ahora mismo. Ha habido unos planes urbanísticos tan caóticos que lo veo difícil.

Yo sería más ambicioso, Valencia tendría que ser mas ambiciosa. Yo en Valencia hago muy poco, ahora mismo trabajo más fuera de Valencia y fuera de España que aquí. Aquí hay gente desconocida, que hace más cosas porque crea edificios enormes. Promotores y arquitectos que no conoces están haciendo la ciudad. Otras personas con mas sensibilidad, no tienen influencia en la ciudad.

Los grandes arquitectos de Holanda están haciendo cosas en Amsterdam, aquí no.

- ¿Cuándo viajas compras objetos de diseño local?

Sí, me encanta. Ahora casi todos los museos ofrecen piezas locales, y te encuentras cosas únicas. Esto pasa en Copenhague, es una ciudad que tuvo un movimiento cultural que se tradujo en un código estilo nórdico que está fenomenal.
Y también los objetos anónimos que tienen que ver con lo vernáculo de un lugar. Eso me encanta. Las herramientas, las cosas que aparentemente no tienen diseño, sí lo tienen. Los utensilios en diferentes culturas, teniendo la misma función, no tienen la misma forma. Son inspiradores.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?