Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 18 de Octubre de 2019

Otras localidades

Parejo, capitán de mérito(n)

Artículo de opinión de Pedro Morata sobre el capitán del Valencia y su salto del barco en su discurso en torno a la destitución de Marcelino

Parejo, en Stamford Bridge. /

Parejo lleva 8 años en el Valencia y esta es su novena temporada. Yo le recuerdo sólo dos épocas buenas. Media temporada con Valverde y las dos temporadas de Marcelino. Podria añadir como mucho el año de Nuno.

Sin embargo, desde la época de Nuno en la 14/15, el jugador está en el tope salarial del club y ha sido renovado recientemente ascendiendo al máximo escalón salarial. Al igual que Rodrigo, es otro jugador con suerte. El 60% del tiempo que ha estado en el club no ha rendido a alto nivel. Es por ello que a la Selección española, sólo ha sido llamado después del segundo año de Marcelino.

Sin embargo, Parejo lo ha pasado mucho peor que Rodrigo. Ha sido el 'patito feo' de la grada de Mestalla durante muchas temporadas. E incluso en su mejor época con Marcelino también se pedía por muchos aficionados que lo mandara al banquillo y jugara Carlos Soler.

He sido uno de los defensores a capa y espada de Parejo en esos momentos, porque el equipo con Parejo era uno y sin Parejo otro. Es más, creo que va a costar mucho suceder al Parejo bueno y que costará mucho dinero comprar uno igual. Para encontrar un Baraja pasaron muchos años hasta que llegó Parejo y hasta que Parejo se pareció al Parejo de Marcelino.

Lo he defendido, con sumo gusto desde la fortaleza de mi conciencia, por el convencimiento absoluto de lo que dictaba el césped. Y lo he hecho con el desgaste que supone, por ejemplo, debatir con los que querían (en su respetable opinión) que ahí jugase uno de la cantera como Carlos Soler. Un jugador que espero y deseo que no se quede en otro aspirante a referencia valenciana.

Desde Albelda sólo Gayá hace méritos, porque Alcácer se lo llevó por delante esa prioridad que dice Peter Lim tener ahora por priorizar en los jóvenes valores de la cantera. Pura charlatanería donde yo creo que se esconde un “yo ya no pongo más pasta para otros Guedes”. A eso se refieren cuando hablan de un Valencia sostenible. Y en su derecho está.

Todo lo anterior recordándoles que Parejo se borró de capitán y cedió el brazalete en época de Gary Neville y que el verano de 2016 estuvo una semana apartado por el club porque quiso irse al Sevilla y tensó la cuerda para ello. Por cierto, entendí que quisiera irse de aquel Valencia CF; otra cosa es que quisiera irse por los 7 millones que pagaba el Sevilla. Así que precedentes de bandazos egoístas ya le conocemos.

Hecho este prólogo para los nuevos 'Parejistas', que bien sabe el jugador que son falsos (porque él mismo ha vivido lo contrario en las calles de Valencia, donde reconoció que le costaba pasear porque le miraban mal), paso a mostrar mi enorme decepción con su salto del barco.

No me esperaba en absoluto lo que hizo en la rueda de prensa post partido ante el Chelsea. Una 'churricomparecencia', porque los de prensa del club actuando más como 'seguratas' que como periodistas se lo llevaron a empujones a la cuarta pregunta. No dejaron hacerle más, porque el jugador ya había entrado en balbuceo y le empezaban a salpicar las gotas del charco en el que se iba a meter a pregunta (la única mordaz y la que había que hacer) que hizo Chimo Masmano: “Dani: ¿qué ha cambiado para que pases a decir la semana pasada que a Marcelino no le han dejado trabajar aquí y ahora que el futbol es así y que estas situaciones pasan en el fútbol?“.

Porque esa es la cuestión. La cuestión es más profunda que echar a Marcelino. Hoy es Marcelino y ayer fue poner echar a Pizzi por capricho; luego poner a Neville por amiguismo y luego a Ayestarán porque era el 'nuevo buda' del fútbol impulsado por Pitarch. La cuestión es posicionarse ante un máximo accionista que cuando le da el puntazo la lía parda y afecta a los jugadores que sienten su equipo y su profesion. Y no es la primera vez ni va a ser la última.

Pero el bandazo que pegó Parejo en esa rueda de prensa, normalizando y casi idiotizando el despido de Marcelino y el despojo de funciones de Mateo Alemany, a mí me dejó noqueado. Me dolió. Lo reconozco, porque esas cosas a mí me hacen perder la fe en los valores de las personas, de los hombres que se visten por los pies. Básicamente en no ser un vaso vacío y en tener personalidad, sobre todo cuando te la puedes permitir. Me está bien empleado por esperar gallardia y personalidad de un futbolista.

Y Parejo se podía permitir esa personalidad. Primero, porque se la había ganado. Segundo, porque le respalda un contratazo recién renovado. Tercero, porque tiene ahora el favor de la grada. Cuarto, porque el propietario había hecho una barbaridad. Quinto, porque él ya había decidido manifestarse públicamente sin que nadie se lo pidiera. Ya había tomado partido. Sexto, porque moralmente se lo debe a Marcelino. Por lo que habían escrito pública y privadamente jugadores como el mismo Parejo, Marcelino acabó llorando en su rueda de prensa cuando se acordó de ellos.

Un Parejo mucho más digno podría haber dicho esto: “Los jugadores hemos estado en silencio hasta que el presidente nos explicara los motivos y las formas del despido de nuestro entrenador. Recibidas las explicaciones no entendemos el motivo profesional y coherente por el que se rompe un proyecto de trabajo exitoso, que consideramos está dando éxitos y alegrías a la afición y al máximo accionista. Esta plantilla está preocupada por la inseguridad que nos genera el rumbo desconocido que hay en el club como proyecto de futuro. Y esta plantilla quiere ganar y hacer felices a la gente y estar preocupados por el bien del Valencia CF; es mejor que estar pasivos y pasotas pase lo que pase. No nos da igual lo que pase. Dicho esto, trabajaremos con el nuevo entrenador, Celades, de la mejor manera posible para que los resultados puedan seguir siendo los mismos o mejores que hemos tenido hasta ahora. Somos jugadores del Valencia CF entrene quien entrene y sea el dueño el que sea".

Si Parejo dice eso, se doctora. Porque es coherente con sus actos anteriores, no dice nada malo, defiende a sus compañeros ante Lim para que no sean tratados como plebeyos, demuestra interés por lo que le pueda pasar al club y al equipo, con las locuras de Peter Lim y muestra lealtad al nuevo entrenador.

Y ese discurso lo puede decir, porque además tiene capacidad para hacerlo, con que se lo prepare un poco. Y si el jefe de Prensa del club le da un papel con otro discurso vacío como el que hizo y Parejo quiere decir lo que debe decir y tiene la personalidad que no ha tenido, coge el discurso oficial y lo usa de papel elefante.

Las causas por las que Parejo ha elegido en cuestión de 6 días hacer el avestruz las sabrá él. Yo no creo ni que Murthy le haya prometido nada porque Parejo sabe que Murthy no tiene credibilidad alguna en la plantilla. Les molesta hasta cuando sube a ver los entrenamientos.

Parejo ha perdido una gran oportunidad de ganarse el respeto de todos haciendo de gran capitán del Valencia CF en vez de capitán de Meriton.

Con este triple salto del barco no se ha ganado el respeto de Lim, sólo le ha regalado pleitesía. Y para la gente con valores y que no se dobla, ha perdido mucho peso. Yo ya sé, en las 10 de últimas, quien es Parejo. Y admito que me duele porque esperaba y pensaba lo contrario.

Si algún día Parejo me quiere explicar porque dimitió de sus valores y de su personalidad en 6 días y hay un motivo de peso, estaré encantado de rectificar.

Los que ahora sean más 'Parejistas' que su familia que le aplaudan a rabiar en el campo, que le vendrá bien. Pero cuidado que alguno no se confunda por si era de los que pedía que hace nada lo trituraban o lo mandaban al banquillo para que jugara Soler. Las dos cosas no puede ser. O sí, porque hay muchos que tienen unos principios y, si no les gustan, los cambian y tienen otros.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?