Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 23 de Octubre de 2019

Otras localidades

Empate... y gracias

Pésima imagen de un Betis que estuvo casi siempre a merced de Osasuna. Joel fue el mejor de los verdiblancos.

El Betis soporta el asedio de Osasuna. El Real Betis logró este viernes un empate sin goles en su visita al CA Osasuna, inaugurando la quinta jornada de LaLiga Santander con un intenso partido y en el que los locales dominaron el ritmo en casi todo momento, aunque sin la puntería necesaria para perforar el arco rival. DEPORTES LALIGA / ()

El Betis volvió a dar una imagen muy preocupante en Pamplona. A merced durante casi todo el encuentro de un Osasuna más intenso y que perdonó en varias ocasiones, los de Rubi se mostraron como un equipo sin personalidad, sin patrón de juego y sin saber realmente a qué quiere jugar. Sólo cuando la pelota llegaba a los pies de Fekir, que fue a menos conforme discurría el encuentro, el Betis daba la sensación de poder hacerle daño al rival.

Pero lo peor es que cada vez que Osasuna llegaba al área, el equipo se descomponía. Después de una primera ocasión de Fekir, a los ocho minutos, fue Osasuna quien tomó el mando del partido y quien pudo marcar, especialmente en un contragolpe generado tras una falta sacada por el Betis que acabó con un mano a mano del Chimmy Ávila que salvó el portero Joel en la mejor parada de la noche. Tras el córner, Emerson salvó otro posible gol bajo palos y, antes de acabar la primera parte, Juanmi, inédito hasta los minutos finales de esa primera mitad, casi marca de cabeza.

Pero el primer tiempo acabó con la sensación de que Osasuna podía haberse ido con ventaja al descanso. Y lo mismo ocurrió en la reanudación cuando el larguero salvó un remate del Chimmy con Joel mirando. Cada vez que Osasuna pisaba el área verdiblanca se descosía el Betis, con un Bartra que nada tiene que ver con el que llegó al equipo en enero de 2018 y un Mandi a años luz de su mejor nivel. El partido, entre llegadas continuas con peligro por parte de los navarros, acabó al menos con alguna llegada del Betis -ya sin Fekir- al área pamplonica pero sin generar siquiera la ocasión de peligro. Borja Iglesias corrió, peleó, pero volvió a estar discreto, como el día del Getafe.

Con el enésimo remate de Ávila, esta vez desde dentro del área pequeña, ya en tiempo de prolongación, acababa un partido triste, muy triste para el aficionado bético. Cinco puntos en cinco jornadas es un bagaje realmente pobre para un equipo que se ha gastado más de 50 millones de euros en dos futbolistas de ataque como Fekir y Borja Iglesias.

Ahora, las culpas serán del entrenador, la figura más débil en estas circunstancias, pero el problema del Betis va más allá. En el club no hay un mensaje, no hay referente. No puede ser que los dirigentes sólo salgan a hablar en la victoria y callen en las derrotas o empates como el de Pamplona. Los principales responsables ni siquiera estaban en Pamplona. Queda mucho y tiempo hay para rectificar, por supuesto, porque además hay mucha calidad en determinados jugadores del plantel, pero da la sensación de que este Betis se desangra y que desde dentro no parece haber nadie capaz de dar un golpe encima de la mesa.

 

FICHA TÉCNICA:

Osasuna: Rubén; Nacho Vidal, Aridane, David García, Estupiñán; Torres, Oier, Mérida (Moncayola, m. 90), Rubén García (Brandon, m. 78); Adrián (Ibáñez, m. 71) y Chimy Ávila.

Betis: Joel Robles; Emerson, Mandi, Bartra, Pedraza; Canales, Javi García, Guardado (Ismael, m. 79); Fekir (Álex Moreno, m. 73), Borja Iglesias y Juanmi (Joaquín, m. 68).

Árbitro: Del Cerro Grande. Amarillas a Mandi, Oier y Guardado.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?