Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 13 de Noviembre de 2019

Otras localidades

Aparadoras y Kellys de la provincia, la "lucha silenciosa" por conseguir unas condiciones laborales dignas

Este lunes 7 se conmemora el Día Internacional por el Trabajo Decente y en la provincia de Alicante todavía hay algunas ocupaciones que siguen sufriendo precariedad, explotación e inseguridad laboral

Kellys de Alicante y Benidorm junto a aparadoras de Villena y Elche en una imagen de archivo /

Este próximo lunes 7 de octubre se conmemora el Día Internacional por el Trabajo Decente y en la provincia de Alicante todavía hay algunas ocupaciones que siguen sufriendo precariedad, explotación e inseguridad laboral.

Es el caso, por ejemplo, de las personas que se encargan de cuidar a dependientes, las camareras de piso, los riders, o las aparadoras entre otros sectores.

Precisamente, desde la Asociación de Aparadoras de Villena, su presidenta Isabel Moreno cuenta que "son personas que viven en semiesclavitud, marginadas por la sociedad y que lamentablemente han asumido está situación".

Añade que son un gremio feminizado al 99%, con trabajo temporal, sin ninguna vinculación contractual con el empresario y con jornadas laborales de 12 y 14 horas para llegar en el mejor de los casos a los 600 o 700 euros al mes.

Moreno explica que "la hora no le sale a la aparadora por más de 2 euros", que tienen que poner maquinaria, agujas y mantenimiento y que trabajan desde casa sin ninguna medida de seguridad.

Moreno asegura que las aparadoras manipulan una serie de productos toxicos para hacer los zapatos y explica que a la edad de jubilación estas personas sufren enfermedades laborales no reconocidas como el túnel carpiano, enfermedades respiratorias, problemas lumbares y depresión. El 90% de las aparadoras se jubila sin poder cobrar una pensión.

Denuncia, asimismo, que ella es la presidenta y portavoz de la asociación porque ya está jubilada pero cuenta que hay represalias contra las mujeres que se rebelan. "Se sigue luchando en silencio" dice.

Al igual ocurre con las camareras de piso de la provincia. Ellas, poco a poco, han conseguido decir "basta" y unirse para pelear por sus derechos. Desde la Asociación de Kellys de Benidorm, su portavoz, Yolanda García explica que siguen con el promedio de 25 y 27 habitaciones diarias y con el problema de la externalización ya que el gobierno en funciones no ha derogado la reforma laboral ni el artículo 42.1 del Estatuto de los Trabajadores. Por lo menos, eso sí, han notado que "hay un poco más de control en el tema de la jornada laboral pero no en todos los hoteles se cumple".

Reivindican unas condiciones de trabajo dignas, que se cumpla la ley de prevención de riesgos laborales, la ley 31/1995 y que no terminen enfermando a consecuencia de su labor. García también reivindica que no haya un desequilibrio tan grande entre los empresarios y los trabajadores.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?