Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 12 de Noviembre de 2019

Otras localidades

Azul y Negro y la luna: El Mar de la Tranquilidad

En 1969 llega el hombre a la luna: el Apolo XI alunizó en el Mar de la Tranquilidad. A esa región lunar le dedicó el grupo cartagenero Azul y Negro uno de sus primeros temas

LA HISTORIA DETRÁS DE LA CANCIÓN #68. EMISIÓN 06/10/2019

ARTISTA: AZUL Y NEGRO

CANCIÓN: EL MAR DE LA TRANQUILIDAD

AÑO: 1981

HISTORIA: VIAJE DEL HOMBRE A LA LUNA

VIDEO: EL MAR DE LA TRANQUILIDAD - AZUL Y NEGRO

Una de las efemérides que se han celebrado este verano de 2019 es el 50 aniversario de la llegada del hombre a la luna a bordo del Apolo XI, cuando los astronautas Armstrong, Aldrin y Collins descendieron con su nave al Mar de la Tranquilidad, una región lunar. Fue un hecho histórico que sucedió en julio de 1969. A la luna se le han dedicado miles de canciones, y nosotros en LA HISTORIA DETRÁS DE LA CANCIÓN podríamos haber tirado de clásicos inmortales: desde el “Fly me to the Moon” que popularizó Frank Sinatra hasta el “Man on the Moon” de los R.E.M, pasando por el “Moondance” de Van Morrison, el “Rocket man” de Elton John, el “Sea of Joy” de Eric Clapton con los Blind Faith, el “Dark side of the Moon” de los Pink Floyd o el “Walking on the Moon” de los Police. Pero algunas veces es mejor ser local que universal y nos hemos decantado, para hablar de la luna, por un tema de un grupo cartagenero de techno pop no del todo olvidado: los Azul y Negro y su “Mar de la Tranquilidad”.

A finales de los setenta muchas fórmulas del rock clásico estaban dando muestras de agotamiento, y la creatividad inagotable de aquellos años hizo que los músicos buscaran nuevas formas de expresión. Cansaba ya tanta melena y tanto exceso guitarrero y aparecieron nuevos estilos musicales aquí y allá que satisfacían otros gustos. Desde Alemania un grupo abría en 1978 un nuevo género musical basado en la electrónica, los sintetizadores y música hecha con máquinas más que con instrumentos clásicos: los Kraftwerk inauguraban con “Das Model” el techno pop. El nuevo estilo arraigó también en el Reino Unido y aquí en España un espabilado productor llamado Julián Ruiz vio que dos músicos nacidos en Cartagena podrían adaptarse perfectamente a ello. Nacía Azul y Negro de la mano de Joaquín Montoya al piano y sintetizadores y Carlos García Vaso a los teclados y sobre todo a las guitarras, que aparecían menos, pero sonaban exquisitas. Eran excelentes músicos de estudio, con largo bagaje a sus espaldas: no todo el mundo sabe que las guitarras de Carlos García Vaso suenan en muchos discos del pop español de esos años (es suyo el riff de “Hoy no me puedo levantar” así como todas las guitarras del primer disco de unos jóvenes Mecano que aún no sabían tocar).

Azul y Negro publicaron su primer álbum, “La edad de los colores” en el año 1981. Y después vinieron muchos éxitos, discos de oro, sintonías famosas de La Vuelta Ciclista a España y un sesgo mucho más comercial con, hay que decirlo, menor calidad. La pureza de los dos primeros álbumes ya no se volvió a repetir. Los Azul y Negro han tenido varias vidas: los ochenta fueron su década estrella, en los noventa languidecieron, en el 98 Joaquín Montoya se marchó del grupo y desde entonces la marca la defiende Carlos García Vaso en solitario, con músicos de acompañamiento y con una fe en el proyecto inquebrantable: Azul y Negro sigue sacando álbumes todos los años y mantiene al grupo vivo contra viento y marea. El último disco es de 2018. Un grupo de culto, con su recorrido de casi cuarenta años y sus fans incondicionales dentro y fuera de España.

Fotos cortesía José Ibarra

La canción que traemos hoy es un ejemplo de aquella indiscutible calidad de los inicios de Azul y Negro: un techno pop hecho con sobriedad, contención, evocación y belleza: también se podía emocionar al oyente a base de música hecha con máquinas, aunque en “El mar de la tranquilidad” de Azul y Negro haya un inicio de piano y una base de guitarra muy, pero que muy buena. El tema de hoy es instrumental y no tiene letra, pero no es difícil imaginar aquel viaje a la luna con los Azul y Negro. Y por eso hoy en LA HISTORIA DETRÁS DE LA CANCIÓN nos volvemos astronautas en un cohete que salga desde Cartagena hasta la Luna y aterrizaremos allí, en el “El mar de la tranquilidad”.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?