Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 25 de Octubre de 2020

Otras localidades

Agricultura biodinámica

La agricultura biodinámica se desarrolla en Cuenca en un huerto de La Almarcha

Ana Higueras practica esta técnica agraria desarrollada a principios del siglo XX y que no utiliza elementos químicos para fertilizar la tierra

Cuerno utilizado para elaborar los preparados de la agricultura biodinámica.

Cuerno utilizado para elaborar los preparados de la agricultura biodinámica. / blog.globalcaja.es

Ana Higueras desarrolla en la explotación agraria de su familia en La Almarcha la agricultura biodinámica, una técnica que no utiliza productos químicos, distinta a la ecológica, y basada en los ciclos de la tierra. Con ella pretende recuperar las calidades originales de los productos hortícolas y de otras plantas como el girasol. Nos lo ha contado en Hoy por Hoy Cuenca.

Entrevista con Ana Higueras en Hoy por Hoy Cuenca. / Paco Auñón

La agricultura biodinámica surgió en Alemania en 1924 a raíz de las inquietudes de un grupo de agricultores y médicos. Tenían la sensación de que los productos hortícolas y agrarios ya no tenían el sabor ni alimentaban como antes.

El preparado 500 lleva boñiga de vaca con la que se rellenan unos cuernos también de vacuno que posteriormente se entierran. / Ana Higueras

Rudolf Steiner, agricultor con conocimientos en física y en psicología, fue uno de los impulsores. “Él desarrolló unas prácticas para ayudar a los agricultores de entonces que consistía en usar solo productos vegetales y animales para que la tierra recuperase su capacidad de dar vida”, explica Ana Higueras. “Usaba estiércol de vaca, plantas medicinales como la manzanilla o el diente de león, y tras unas pruebas consiguió unos preparados que, aplicados al compost, hacen que la tierra recuperase vida y, por lo tanto, que las plantas recuperen sabor, color y aroma”.

Esta agricultura no utiliza abonos químicos ni minerales “simplemente se ayuda a la tierra para que por sí misma recupere su capacidad de dar vida”. “Steiner desarrollo lo que hoy en día se conoce como preparados biodinámico 500 y 501 que se aplican a la tierra y la planta, y los que van del 502 al 507 que se aplican al montón de compost”.

Ese preparado se disuelve en agua y se pulveriza después sobre la tierra. / Ana Higueras

Esta agricultora de La Almarcha ya ha aplicado estos métodos agrarios en sus huertos y parcelas de este pueblo conquense. “Hemos preparado el 500 y otra variedad desarrollada posteriormente por María Thun, discípula de Steiner”, apunta.

Es curioso el método de elaboración de estos preparados. El 500 lleva boñiga de vaca con la que se rellenan unos cuernos también de vacuno que posteriormente se entierran. “Esto se hace en otoño, en San Miguel [29 de septiembre] y está tomando las fuerzas de la tierra durante seis meses, durante el invierno, que es cuando la tierra se recoge hacia adentro, cuando se prepara para surgir en primavera”, explica Higueras. Cuando esa boñiga se extrae de la tierra y del cuerno seis meses después se ha convertido ya en “una tierra pura con un olor característico a humedad y a microorganismos”. Ese preparado se disuelve en agua y se pulveriza después sobre la tierra.

Ana Higueras ha desarrollado esta agricultura biodinámica en su huerto y tienen el proyecto de ampliarlo a otra explotación agraria de quince hectáreas donde van a cultivar girasol. “El objetivo es llegar a más parcelas y recuperar el tono que la tierra ha ido perdiendo”.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?