Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 18 de Noviembre de 2019

Otras localidades

Los ediles del PSOE en Cartagena pasan a ser concejales no adscritos

El PSOE ya ha comunicado oficialmente al ayuntamiento la expulsión del partido de los seis concejales socialistas, incluida la alcaldesa

La alcaldesa Ana Belén Castejón, junto a la que venía ejerciendo de portavoz socialista, Alejandra Gutiérrez /

El Ayuntamiento de Cartagena ha recibido esta mañana la comunicación oficial de la expulsión del partido de los seis concejales del PSOE en Cartagena, incluyendo a la alcaldesa, y dando por concluido dicho proceso orgánico. Todas las alegaciones presentadas han sido rechazadas, y las consecuencias de esta expulsión comenzarán a aplicarse a partir de este momento.

La alcaldesa, Ana Belén Castejón, ha comparecido junto a todo su equipo, y ha definido la jornada de hoy como "un día triste", a la vez que ha calificado la expulsión como "muy injusta" y "desmedida". Ha criticado también el proceso orgánico, del que ha dicho que "ha dejado mucho que desear".

También ha mandado un mensaje de "tranquilidad" a la ciudadanía. El pacto de gobierno "sigue en pie" y no se producirán cambios en las competencias de cada uno de los concejales. La principal diferencia es que el Grupo Municipal Socialista desaparece y que los seis pasarán a ser concejales no adscritos.

Las votaciones en las comisiones municipales son ponderadas a los grupos municipales, es decir, un representante del grupo puede votar por todos ellos. Al no estar ahora adscritos a ningún grupo, los votos son emitidos a título personal, por lo que, el principal inconveniente de esta expulsión es que todos ellos, los seis, tendrán que acudir a todas las comisiones para poder votar en ellas y mantener de esta manera la mayoría, aunque, por el número de concejales de gobierno, quince, matemáticamente podría faltar uno de ellos a cada comisión.

Otra de las consecuencias es que, al desaparecer el grupo municipal, ya no habrá portavoz, un cargo que ostentaba la concejala Alejandra Gutiérrez, que sufrirá también una reducción en sus emolumentos. De cobrar 61.338 euros al año pasa a 50.406 como concejala delegada. Pese a no tener un grupo municipal propio, indicaba Castejón, van a mantenerse como "un equipo" y seguirán teniendo "unidad de voto".

Explicaban también que pese a no tener grupo municipal sí que tendrían derecho a una asignación económica, según el reglamento del pleno, pero renuncian a la parte proporcional que tendrían como grupo no adscrito.

Respecto a la posibilidad de volver a presentarse a las próximas elecciones bajo otras siglas, Castejón ha respondido que "segundas partes nunca fueron buenas" pero también que "la vida política da muchas vueltas".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?