Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 14 de Noviembre de 2019

Otras localidades

Un testigo insiste en la presencia de dos ciudadanos magrebíes "sospechosos" la tarde del crimen en Novocar

Ante el jurado han declarado también empleados y amigos de la familia Sala, que han corroborado la mala relación existente entre ellos

Uno de los testigos de la quinta sesión del juicio por el conocido como Caso Sala /

Quinta y última sesión de esta semana por el caso Sala que se sigue en la Audiencia de Alicante. Seis testigos han declarado este viernes ante el jurado popular que se encarga de decidir si Miguel López mató a su suegra de dos disparos en 2016. El primero en declarar ha sido Jesús Tavira, dueño de un desguace cercano a Novocar, escenario del crimen y quién compraba coches a Miguel López "desde hacía 20 años".

Este testigo, clave para la defensa de López, también ha insistido en que el día de los hechos vio a dos ciudadanos de origen magrebí "sospechosos" para él. Por la mañana habían estado en su negocio buscando un coche y a uno de ellos lo conocía porque le había "robado unas baterías".

También ha confirmado que mantuvo más de 200 conversaciones telefónicas con el yerno de la víctima en los meses anteriores al crimen, entre agosto y diciembre de 2016. Una de estas conversaciones tuvo lugar, precisamente, el 9 de diciembre de 2016, el día de la muerte de María del Carmen Martínez. Tavira ha explicado que su hijo llamó a López con el fin de "alquilar una furgoneta".

El tribunal también ha escuchado este viernes el testimonio de tres empleados de las empresas de la familia Sala. Dos de ello, trabajadores de la Compañía Española de Resinas (cuya oficina estaba en el recinto residencial de los Sala) han descrito a la víctima como una mujer "amable con ellos y cariñosa con su familia" a pesar de las desavenencias, incluso cuando "todo se torció" a partir de 2016.

Martínez les contó las "amenazas de uno de sus nietos" y la nula comunicación con sus hijas, incluso uno de los testigos, José Antonio Hernández, ha relatado un episodio que, según él, materializa la difícil relación entre la víctima y sus hijas: "un intento de atropello por parte de Mar Sala, la hija de María del Carmen".

Testimonio también descriptivo el de Susana Juan, amiga de Vicente Sala hijo. Ha manifestado que en el tanatorio, el día del velatorio de María del Carmen, el acusado se dedicó a decir que "todos sabían que su suegra había perdido la cabeza", una situación que le pareció de "muy mal gusto puesto que Vicente estaba a escasos metros" y ha descrito al acusado como un hombre "con afán de protagonismo y vehemente".

El último de los testigos citados este día ha sido Antonio Moreno Cánoves, el abogado y amigo de la familia a quien la víctima acudió en un intento por reconducir la guerra empresarial abierta. A él María del Carmen Martínez le encargó la redacción de un documento titulado "Notas para reconsideraciones". En él, se cuestionaba la idoneidad de que exisitiera una 'acción de oro' y se aportaban soluciones. Moreno ha indicado que mientras las hijas no lo desecharon a priori, Vicente Sala hijo dijo que "se había sobrepadaso el momento".

Pero también la fallecía le hizo alguna confidencia dentro de la relación de amistad de hacía años. Le relató un episodio en el que ella aseguraba que "alguien" había hurgado en uno de los cajones de su habitación. Fue entonces cuando Moreno le recomendó que contratara seguridad.

La vista se retoma el lunes con la declaracion de 6 testigos más.

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?