Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 15 de Noviembre de 2019

Otras localidades

Un Celta nihilista pierde en Vitoria y cae a descenso

Los de Escribá perdieron 2-0 y Aspas pide un punto de inflexión

Joselu y Okay pugnan por un balón /

Las jornadas son tan largas que, todo lo que dicen los entrenadores, cambian a medida que pasan las horas. Y es lo que le pasó a Escribá y Garitano. Hablaron por la mañana pero la inesperada victoria del Mallorca contra el Real Madrid cambiaba el tablero de juego. Los bermellones salían de descenso y dejaban al Alavés dentro del infierno con 8 puntos y al Celta al borde del descenso con 9. De ahí que el choque de esta mañana volviese a tener un contexto diferente. Lo mismo le pasó al Celta la semana pasada, justo antes de empezar en Balaídos, el Mallorca ganaba al Espanyol y los de Escribá empezaron su partido en descenso. La victoria con ese gol de Aspas le permitió volver a salir.

Hoy ambos equipos se jugaban ser el tercero por abajo y el Alavés, desde el primer minuto, planteó un partido duro, intenso, agresivo y mordiendo. Supo interpretar muy bien lo que tenía que hacer ante un equipo tan técnico como el Celta. Mucho físico, mucho fútbol de contacto, de pelea, una guerra de guerrillas. Y así fue. Pudo cambiar todo con el gol de Mina anulado en el minuto 13 porque el VAR avisó a González González que Aspas asistió a Santi que estaba en fuera de juego. También pudo cambiar cuando González González intuyó un penalti cuando el balón le dio en la cara a Rafinha. El VAR le corrigió.

Pero en la primera parte tuvo Joselu, un ex del Celta, dos claras para marcar. Un remate de cabeza, completamente solo, en el minuto 8 que le salió centrado; el segundo fue un no gol o un "Palermo en toda regla"; falló a portería vacía. La segunda parte empezó con tres ocasiones del Alavés y a la tercera fue la vencida. Córner magistralmente lanzado por Lucas Pérez y remate de Magallán con Okay haciendo la estatua. 1-0 y tocaba remar otra vez como en muchos partidos de esta temporada. El guión de Garitano fue el mismo que el de la última victoria en casa contra el Mallorca. Desde el 1-0 ordena un repliegue intensivo de líneas para intentar matar a la contra. El Celta se volcó con más intención y calidad que fútbol y tuvo 3-4 ocasiones para marcar pero no fue capaz de hacerlo. Ese mal que arrastra durante toda la temporada con solamente 5 goles marcados en 9 partidos. Lucas Pérez, en un error de bulto de Pione y Lobotka, acabó remachando a la red tras un gran robo y asistencia de Aleix Vidal. El Celta estaba otra vez ko y se notaba en los jugadores, en los gestos de desesperación, en las caras porque otra vez estaban y se sentían superados.

Hoy se enfrentaban dos equipos que habían marcado cinco goles cada uno y el Alavés te metió dos. Hoy estaba enfrente un Alavés en descenso y te ganó. Al igual que el Eibar lo hizo en Ipurúa o al igual que el Espanyol, también de aquella en descenso, iba a hacerlo en Balaídos hasta que rescató al equipo Santi Mina en el 95. Ya no se puede aferrar al calendario Escribá o a la entidad de los rivales. El Celta cae a descenso con merecimiento y Aspas lo advirtió al acabar el partido: tiene que ser un punto de inflexión porque de nada vale tener un equipo para estar más arriba si no das la talla. El Celta sigue sin encontrar su fútbol, ni los jugadores encuentran acomodo en ese inflexible 4-4-2 que Escribá defiende con más pasión que Boris Johnson el Brexit.

El Celta recibe a la Real Sociedad el domingo en Balaídos. Es la jornada 10 y la va a comenzar en descenso. El Celta tiene que reaccionar o volverá a vivir el Día de la Marmota de la temporada pasada.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?