Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 21 de Noviembre de 2019

Otras localidades

La viuda de Sala, una mujer "con dos cojones" y siempre "cargada de joyas", según su yerno

En la sexta sesión del juicio, Abacuc Méndez, yerno de la víctima, ha resucitado la teoría de un robo porque siempre llevaba joyas de valor, mientras que otro testigo ha asegurado que el acusado no se cambió de ropa el día del crimen

La asistenta del 'cuerpo de la casa' de los Sala declara por la muerte de Maria del Carmen Martínez. / ()

Este lunes se ha retomado en los juzgados de Alicante la vista por el asesinato de María del Carmen Martínez, la viuda del expresidente de la CAM. El último en declarar ha sido Abacuc Méndez, yerno de la víctima, quien ha relatado ante el tribunal que la relación personal con su suegra era "magnífica" y ha resucitado la teoría de un robo, puesto que siempre "iba cargada de joyas".

Abacuc Méndez está casado con Mar Sala. Ante el jurado ha relatado la buena relación que le unía a la fallecida, puesto que ambos habían pasado un cáncer. De ella ha dicho que era una mujer "con dos cojones, valiente y cariñosa" y ha recordado que, aunque era "austera en el vestir", llevaba siempre encima joyas, dos solitarios de dos quilates y medio y una cruz de 4 ó 5, así como relojes de gran valor.

Méndez ha insistido en que en su momento declaró a la policía que podía haberla matado "cualquiera que pasara por allí". "Mi suegra no se hubiera dejado quitar las joyas sin luchar", ha dicho.

También ha mantenido que la buena marcha de la empresa internacional de plásticos "pudo pisar muchos callos" entre otras mercantiles en Sudamérica, dejando así abierta la puerta del móvil empresarial. Además, ha insistido en que si alguno de los yernos tenía dinero, ese era Miguel López, que había recibido una herencia millonaria.

Otros de los testigos ha sido José Fernando Bleda, quien trabajó como director de automoción durante 21 años. Ha relatado que Novocar era viable y que si se cerró fue porque Vicente Sala hijo no acudió al notario para firmar los avales que debían respaldar la actividad del concesionario. Además, ha asegurado tajante que el día de los hechos Miguel no se cambió de ropa. Comió con él por trabajo y por la tarde, cuando supo lo ocurrido, llevaba el mismo atuendo.

Por su parte, Francisco Javier Álamo, amigo íntimo de la familia, ha explicado que el día del velatorio de la fallecida Miguel López le insistió en que la policía iría a por él y que pasaría 4 ó 5 años en prisión preventiva.

Otro testigo ha sido María Milagros Jaén, 20 años en el servicio doméstico de la familia, quien ha explicado que las hijas no comían con su madre, ni se hablaban con ella desde junio de 2016. Ha añadido que, pese a no compartir mesa, las hermanas sí se llevaban tanto la comida como la cena del domicilio de la víctima.

También se ha referido a un "altercado" en un almuerzo previo en la que estaba la hermana de la víctima, durante la cual el acusado Miguel López pegó "un puñetazo en la mesa y salió" de la estancia, un "pronto" que fue "la primera y única" vez que ha visto en él. Ha definido a López como un hombre "nervioso y con tono de voz alto" y de la víctima ha recordado su carácter "afable, sencillo, la seguridad en sí misma" y la repetición de "rutinas" diarias.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?