Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 15 de Noviembre de 2019

Otras localidades

La empleada despedida de la EMT recibió hasta once llamadas de los estafadores

En la última de las llamadas la trabajadora amenazó con romper la presunta confidencialidad que le impusieron los promotores de la estafa por las presiones del banco

Foto de archivo /

El mismo día en el que se destapo el escándalo del fraude de los 4 millones de euros en la EMT la empleada despedida amenazó a los estafadores con romper la confidencialidad de la presunta operación con la que se quiso disfrazar la estafa pero que ella desde el principio creyó.

Así se desprende de la declaración jurada que la trabajadora realizó ante la abogada de la empresa el día que fue despedida. Documento al que ha tenido acceso Radio Valencia y del que se desprenden algunos datos interesantes.

Por ejemplo, que ella reconoce que le extrañó la primera de las llamadas que recibió porque su interlocución habitual con la consultora por la que se hizo pasar el estafador la tiene con otras personas, pero no con el señor Parada, que es la identidad que empleó desde el inicio el estafador. Además ella accedió a atender la llamada al pedirle el estafador confidencialidad porque se estaba gestando una compra de una empresa china por parte de la EMT.

La del 3 de septiembre es la primera de las llamadas que la empleada recibe. Entre el 3 y el 23 de septiembre, días en los que se materializó la estafa, la empleada recibió en total 11. Y en todas ellas se hicieron pasar por la misma persona que se hizo pasar por abogado fiscalista de una conocida consultora.

"Estate tranquila"

Es precisamente en la última de las llamadas que recibe cuando la trabajadora despedida se plantea abiertamente romper esa confidencialidad al advertirle Caixabank de que no estaban justificadas las transferencias a China. Eso ocurre el 23 de septiembre.

Según la declaración jurada en un email ella le pide al señor Parada poder hablar por teléfono al no contestar éste los emails que ella le envía día advirtiéndole de las resistencias del banco por seguir con más trasferencias. El estafador le llama y ella le advierte que el banco va a pedir a los apoderados de la empresa la confirmacion de las transferencias, y que es lo que finalmente precipitó que salga a la luz la estafa. En esa llamada el estafador le dice simplemente que esté tranquila.

Solo podía firmar Grezzi

Por la declaración jurada sabemos que el estafador insistió en que fuese Grezzi el que firmara las transferencias a China para preservar así la confidencialidad y así lo hace saber en una de las llamadas.

La empleada analizó las escrituras de poderes y concluyó que Grezzi no podía firmar así que decidieron optar por una carta firmada por el gerente Josep Enric Garcia Alemany y por la directora de negocio Maria Rayon, cuyas firmas presuntamente se falsificaron.

Según relata en la declaración jurada, la empleada era consciente de que ambos no estaban esos días en la empresa (el gerente estaba de vacaciones y la directora de negocio de baja maternal) pero creyó la palabra del estafador de que la oficina de Grezzi había contactado con ellos para proceder a las firmas.

El 9, 12 y 20 de septiembre, días claves

De la lectura de la declaración jurada se desprenden otras curiosidades. Como que se optó por hacer las transferencias con Caixabank después de intentarse primero con Bankia. No cogieron el teléfono ya que pasaban más de las tres de la tarde.

Otra curiosidad. El 9 de septiembre es un día clave. Ese día ya ha vuelto el gerente de vacaciones y la empleada despedida comenta la posibilidad de tramitar el 60 por ciento de la cantidad prevista en la operación con la firma mancomunada, algo que no había sido posible hasta ahora al estar el gerente ausente. La trabajadora se ofrece a hablar con él para pedirle la carta de firma pero el estafador reacciona prohibiéndole que hable con nadie por el bien de la operación.

Hay otros días clave. Por ejemplo, el 12 de septiembre. Ese día el falso abogado llama a la empleada para explicarle que van a cambiar de empresa emisora de la factura por cuestiones de confidencialidad. Las anteriores cuatro transferencias se hicieron a la firma JG TRADE Company. A partir de ese momento se hacen a la firma SHENGYI TRADING LIMITED.

El 20 de septiembre la empleada despedida recibe una llamada del gerente de la cuenta de EMT en Caixabank advirtiéndole de que le están poniendo muchas pegas para realizar transferencias a China y que desde ese momento él iba a ser interlocutor. Le pide de nuevo todas las facturas de las trasferencias. Ese día comenzó a destaparse el fraude.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?