Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 26 de Octubre de 2020

Otras localidades

Caso Sala

Sanitarios del SAMU no pueden confirmar la hora exacta de la muerte de María del Carmen

El Soporte Vital Básico le hizo las maniobras básicas cuando aún estaba viva pero cuando ellos llegaron "el corazón ya estaba parado"

Reconstrucción del crimen de Mari Carmen Martínez en el concesionario Novocar, donde se produjo.

Reconstrucción del crimen de Mari Carmen Martínez en el concesionario Novocar, donde se produjo. / Cadena Ser

En una sesión, la octava, que ha durado poco más de media hora, un médico y un enfermero del SAMU han testificado hoy en el juicio por el caso Sala, que cuando su unidad llegó, la víctima, María del Carmen Martínez, viuda del expresidente de la CAM, ya había fallecido.

Estos dos testigos han declarado después de los dos ciudadanos magrebíes que, minutos antes del crimen, acudieron al concesionario Novocar para tratar de comprar un vehículo de segunda mano.

Tanto el facultativo como el enfermero han confirmado que a su llegada a Novocar, María del Carmen Martínez "presentaba asistolia" y al colocarle los electrodos, "el registro estaba plano".

Han explicado que llegaron unos seis o siete minutos después de recibir aviso a las 19'05 de aquel 9 de diciembre. Previamente había acudido a el Soporte Vital Básico, que les contaron que la víctima estaba consciente y que tras limpiarla habían visto "un sangrado importante en la región facial". Pero a su llegada ellos se la encontraron tumbada en el suelo y ya "con el corazón parado", por lo que solo pudieron certificar su muerte, sin confirmar la hora exacta de ésta, explicaba el enfermero.

Antes de estos dos testigos han declarado los dos hermanos que visitaron al concesionario antes de los disparos. El primero, desde Ibiza y por videoconferencia ha confirmado que el 8 de diciembre viajó hasta Alicante para comprar un coche de segunda mano. Pero ni él ni su hermano, Brahim El Gharroubi, vieron ni escucharon nada sospechoso. Estuvieron dentro del establecimiento poco tiempo porque una dependienta, la única persona con la que hablaron, dice, les informó enseguida de que su presupusto de 4.000 euros no se ajustaba al de los vehículos disponibles.

A Miguel López, el acusado del crimen, nunca lo había visto ni tenía relación con él, ha respondido a preguntas del jurado este testigo.

A partir de este viernes arrancan las testificales de los policías que han llevado el caso, entre ellos del entonces jefe del grupo de Homicidios de la comisaría provincial del Cuerpo Nacional de Policía.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?