Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 19 de Noviembre de 2019

Otras localidades

Omara Portuondo, la fiesta del ritmo y la sabrosura

El festival de Jazz de Cartagena acoge hasta el 23 de noviembre lo mejor del jazz nacional y mundial en un certamen a punto de cumplir cuatro décadas

La 39ª edición del festival de Jazz de Cartagena vistió de lujo la primera de sus galas con la presencia de una de las artistas internacionales más vinculadas a la ciudad a lo largo de la historia. La cubana Omara Portuondo ha recalado en sus escenarios desde hace décadas.

A sus 89 años, ha actuado en repetidas ocasiones, desde la primera en 1998 junto a Compay Segundo, otras con Chucho Valdés, junto al Buena Vista Social Club y la última hace 3 años junto a Diego “El Cigala”. El anuncio de que la actual, “El último beso”, sería su gira postrera, merecía una despedida por todo lo alto de una ciudad donde dice sentirse como en casa.

Y así fue. Con un abarrotado Auditorio El Batel, la intérprete cubana fue dejando en el aire las notas de una voz aún poderosa, prodigiosamente viva y expresiva, en plenitud, como si lo único achacoso en su anatomía fuera el despacioso caminar, de la mano de uno de sus músicos. Durante dos horas, acomodada en una silla en la que, aún sentada, se contoneaba al ritmo contagioso de la música, dejó un repertorio popular, con muchas piezas conocidas y coreadas por un público entregado, arropada por una banda de primerísimo nivel.

Eso sí, si en ocasiones anteriores, los registros musicales eran más salseros o cercanos al son cubano, en esta ocasión se trataba de arreglos más cercanos al jazz, fusionado con una gran variedad de géneros, para acercarlos a la personalidad de la intérprete: boleros, son, cumbia o danzón.

Piezas archiconocidas como “Dos gardenias”, “Guantanamera” o “Cuba” fueron coreadas por el público animado también a danzar por Omara, todo ritmo, que se lanzaba brevemente, lo que sus facultades le permitían, para dejar muestras de toda la sabrosura que encierra su contoneo sobre las tablas. La velada fue una fiesta llena de color y ritmos trepidantes con instantes también para los medios tiempos.

Y los momentos culminantes llegaron con “Lágrimas negras”, que popularizaron a nivel mundial Bebo Valdés y Diego “El Cigala”, coreado por las mil quinientas gargantas que cubrían todo el aforo, “Quizás, quizás”, o “Bésame mucho”.

En la banda sobresalían Roberto Fonseca al piano y la dirección musical, el contrabajista Yandi Martínez (que en determinados momentos lo utilizaba con arco, obteniendo una sonoridad propia del chelo), el preciso baterista Ruly Herrera, el percusionista Andrés Coayo, y la corista Rossío Jimenez.

Una banda toda originaria de Cuba, que por sí sola ya merecería estar en los altares de un género tan reservado a los prodigiosos como el jazz.

No pudo tener mejor inicio el festival de Jazz de Cartagena, que dentro de un año cumplirá cuatro décadas viendo pasar por sus tablas propuestas muy variadas, nada ortodoxas (aunque en ocasiones también), aplicando la misma máxima que al festival La Mar de Músicas, una apertura de mente y oídos que nos permite disfrutar de músicas llenas de influencias y mestizajes para demostrar que el mundo, y más en una ciudad portuaria como Cartagena, no se entiende sin el intercambio cultural y físico.

Hasta el 23 de noviembre este festival inunda la ciudad de sonidos, en varias de las actuaciones con entrada gratuita, como las que se desarrollan en la plaza del Ícue a la 1 de la tarde de todos los sábados, o las que tendrán lugar en otros espacios en colaboración con el Festival Deslinde.

En suma, una estupenda forma de introducirse en un estilo que puede parecer elitista pero que, a fuerza de conocerlo, se disfruta, y mucho. Música directa al corazón y llena de vida, como la que rezuma Omara Portuondo en sus esplendorosos años de madurez, en que todavía puede ser presentada como “la más bella, la más estilosa, la más original, la más caliente, la más sexy…”. Y a fe que así es.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?