Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 08 de Diciembre de 2019

Otras localidades

Benito Zambrano: "El cine nos advierte de lo que puede pasar si no cambiamos"

El director de Intemperie defiende la potencia de las películas andaluzas

Benito Zambrano, durante la rueda de prensa de Intemperie en Sevilla /

Benito Zambrano, considerado uno de los pioneros en el cine andaluz gracias a su estreno cinematográfico Solas, ha presentado en el Festival de Cine Europeo de Sevilla Intemperie, basada en la novela homónima de Jesús Carrasco. Durante la rueda de prensa de la película, aseguró que ese libro había sido un regalo porque esta historia de redención y perdón en la España de la posguerra parecía escrita para que él pudiera dirigir esta película. Protagonizada por Jaime López, Luis Tosar, Luis Callejo, Vicente Romero o Manolo Caro, Intemperie ha gustado mucho en Sevilla.

Pregunta. Intemperie funciona como un wéstern. ¿Cómo ha sido adentrarse en este género?

Respuesta. En realidad, ha venido de una manera muy orgánica. No lo hemos buscado pretendidamente ni nada. Venía dándose por estos elementos que hay. Es decir, el gran género rural de la cinematografía mundial ha sido el wéstern porque es el género que se desarrolla siempre en los ámbitos rurales. Lo que pasa es que, cuando se habla del wéstern es el cine americano, pero este es nuestro cine rural. Cine que ocurre en el ámbito rural. Eran muy importantes los paisajes, era importante el calor, la sequía, una época de posguerra donde la gente se movía en caballo y llevaban sus escopetas. En cuantito pusimos dos cosas más y queríamos que el paisaje fuera parte importante del protagonismo de la película, casi salió lo que sería un wéstern. Porque se parece y porque, si lo ruedas así, te sale eso.

P. Es una película que habla de la redención, de la necesidad de perdonar. ¿Qué idea ha querido trasladar sobre todo con esta película?

R. Es una película que cuenta la historia de un viaje y que es un viaje de la oscuridad a la luz. Es una lucha del bien contra el mal. Eso, en verdad, son todas las películas. En este caso hay un viaje, que es la huida de un niño maltratado, muy herido, desde muy pequeño, que se encuentra con un pastor que viene también de otro viaje, de otra vida, y de haber vivido en soledad y aislado, tras el desastre de las guerras. Es otro personaje herido y agrietado. Así que son dos personajes muy heridos que se encuentran. El pastor le va a ayudar al niño a entender que la vida nunca va a dejar de herirte sino que la pregunta es qué haces con esas heridas. Si mantienes el odio, crece el odio y esos deseos de venganza solo te llevan a joderte el resto de tu vida. El pastor le dice “no malgastes tu vida odiando porque es la única vida que tenemos”. El odio engendra odio, la venganza engendra venganza, la revancha engendra revancha. El pastor viene a decirle que lo que tiene es que sanar sus heridas, ésas que vamos a tener siempre, e intentar vivir de la mejor manera posible porque sentir odio, de alguna forma, termina gangrenándonos el alma.

P. ¿Es una buena película para ver en jornada de reflexión, en víspera de unas elecciones?

R. Pues mira. Yo creo que sí. Es una buena película para verla hoy (la película se proyectó al público el sábado 9 de noviembre). No ha sido algo pretendido, ha sido casualidad. Pero me parece interesante.

P. ¿Qué aspectos de la historia pueden extrapolarse a la situación política actual?

R. Para eso existe el arte, el cine, la cultura en general. Nos va mostrando como un espejo lo que somos en cada momento de la historia y lo que podemos llegar a ser, que es lo peor. El cine nos advierte de lo que puede pasar si no cambiamos. En ese sentido, los valores bonitos que puede haber en Intemperie son que hace esa reflexión de qué hacer con las heridas, con los odios, y es muy importante, tal como está el país, ni que el odio genere deseos de venganza ni haya necesidad de revancha. El odio debe transformarse en diálogo, en comprender lo que pasa y que hagamos todos un ejercicio de plantearnos que estamos aquí, que estamos juntos, que no se puede partir el país en cachitos para que cada uno vaya donde le da la gana. Vamos a tener que convivir sí o sí y lo que tenemos que intentar es hacerlo bien. A mí me importa lo que pase en cada rincón de esta península ibérica y me duele y siento a la gente como hermana mía. Lo que no quiero es que en mi familia se establezcan relaciones de odio, de rechazo o de tirarnos piedras. Ya que Intemperie se ve hoy ojalá pudiese ayudar y aportar algo.

P. Se ha tirado a la piscina de esa regla del cine que desaconseja trabajar con niños y con animales…

R. Ni con coches de época (se ríe). Los que más problemas han causado han sido los coches de época. Cuando se averiaban en medio de un paisaje, que es maravilloso como toda la comarca de Huéscar, Galera, Orce, la Puebla de Don Fadrique, aislado, pues teníamos muchos problemas cada vez que se averiaba un coche. Era terrible. Con animales, las peores fueron las ovejas. No sabían entender cuando decíamos corten o indicábamos las marcas. No sabían (se ríe). El burro sí fue muy tranquilo. El pobre mío era un ángel. Le decías quieto y no se movía. El perro iba donde le daba la gana. Y, bueno, los caballos muy bien, aunque alguno era más difícil, había que saber manejarlo. Con el niño, con Jaime, ha sido una maravilla trabajar. Ha trabajado con un profesional de primera, riguroso, aprendiendo cada día, viniendo con las cosas muy bien aprendidas, muy concentrado. Con Jaime ha sido muy fácil trabajar.

P. Dolor y Gloria, Mientras dure la guerra, La trinchera infinita, Madre, Ventajas de viajar en tren, Adiós… ¿Hay que sacar la escopeta y el cuchillo de Intemperie para entrar en las nominaciones de los Goya?

R. Ha sido un año maravilloso. Poder estar en esa terna de entre las mejores películas ya va a ser un premiazo extraordinario. Las que has dicho son solo un grupo de las películas que van a estar ahí compitiendo. Este año hay una gran cosecha del cine español con directoras y directores y con películas muy importantes. Estar, ya te digo, entre ese grupo va a ser un privilegio. Lo bonito es que lo que se genere en la gente sea que el cine tiene un nivel altísimo, que es de las mejores cinematografías del mundo. En términos porcentuales de producción, el cine español está muy bien, muy arriba, quitando el cine Hollywood que es otra cosa, como en el baloncesto, que está la NBA y los demás. Pero tenemos una gran selección y muchos buenos jugadores y equipos jugando. Así que yo estoy muy contento de que sea un año tan bonito. Bonito pero duro de cara a los premios pero, por todo lo demás, estoy muy orgulloso de estar en esta cosecha.

P. ¿Se siente cómodo cuando le llaman pionero del cine andaluz?

R. Hombre, me agrada, claro. Siempre he dicho que cuando nosotros salimos con Solas, ya había latente un grupo de jóvenes cineastas que estaban para salir. Si no hubiese sido Solas, hubiese sido Alberto Rodríguez o Santi Amodeo. Es decir, era imposible que en la época que estábamos en Andalucía hubiese tan poca producción cinematográfica teniendo en cuenta el potencial artístico que había. Tú fíjate en la cantidad de actores y actrices que han surgido en los últimos 20 años. Era cuestión de tiempo que eso aflorara. No era normal que en Andalucía se hiciera una película cada dos años. Era vergonzoso, era muy triste. Yo tuve esa suerte. Salimos con una película que gustó, que petó y eso hizo que la gente se fijara que en Andalucía sabíamos hacer cine. A partir de ahí, hemos demostrado que sí, que somos capaces y que ahora mismo vemos en función de porcentajes de películas que Andalucía tiene un altísimo nivel. Quizá haya pocas películas pero llegan bien y los cineastas y los profesionales andaluces están muy bien valorados. Estamos en una situación muy bonita. Y, claro, yo siento que he formado parte de esa historia. Vino Habana Blues, vino La Voz Dormida, de producciones absolutamente andaluzas. Con Intemperie Áralan Films pone la producción andaluza, además de Morena Films. Muy contentos de que estemos ahí intentando cada vez hacer mejores producciones y que el sector empresarial esté fuerte y consolidado. Porque la industria se forma a partir de la salud de las productoras. A partir de ahí creceremos y podremos abordar proyectos interesantes.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?