Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 07 de Diciembre de 2019

Otras localidades

La conductora que mató a Paula Fornés dice que no le informaron de sus derechos

La fiscalía pide cinco años para la mujer que atropelló a la joven en Sa Rápita bajo los efectos del alcohol

()

La conductora acusada de matar a la joven de 15 años Paula Fornés en Sa Rápita durante la noche de San Juan de 2018 dice que la Policía Local no le informó de sus derechos y que no entendía el idioma. El juzgado de lo penal 3 de Palma sienta en el banquillo desde hoy a una mujer de nacionalidad polaca acusada de atropellar a la joven mientras conducía borracha, sin carnet y en un coche sin seguro. Durante la sesión se han vivido momentos de tensión y tristeza, en una sala repleta de familiares y amigos de la joven fallecida.

La fiscalía solicita cinco años de cárcel para la conductora frente a los once que reclama la familia de la víctima. Los hechos se produjeron en la madrugada de la noche de San Juan de 2018 cuando Paula Fornés y sus amigos andaban por la acera junto a la carretera de Sa Rápita tras celebrar una fiesta. La conductora invadió el arcén y atropelló mortalmente a la joven. Se dio a la fuga, aunque fue retenida por una pareja de amigos que la siguieron tras ver el atropello. Dio positivo en el control de alcoholemia.

La acusada no ha alcanzado ningún acuerdo con la familia de la joven y su estrategia pasa por invalidar la prueba de alcoholemia alegando que la Policía no le informó de sus derechos y que no entendía el español.

Ha dicho que en ningún momento le informaron de que podía tener un intérprete o de que podía solicitar una prueba de contraste del resultado del control de alcoholemia. Afirma que los agentes le dijeron que firmara el atestado aprovechando su estado de shock. También ha dicho que se encuentra en tratamiento para salir del alcoholismo en el que se sumió tras la muerte de sus padres. La acusada, que en todo momento ha evitado mirar a la familia de la víctima, sólo ha respondido a preguntas de su abogado.

Uno de los testigos que ha declarado hoy ha sido el joven que logró capturar a la conductora y la retuvo hasta que llegó la Guardia Civil.

Ha explicado que iba de copiloto en el coche de un amigo cuando se cruzaron en la carretera con un vehículo con un fuerte impacto. Cincuenta metros adelante vieron a un grupo de jóvenes pidiendo auxilio con otras personas que se habían parado para ayudar. Decidieron dar la vuelta e intentar encontrar el vehículo del atropello, que estaba aparcado en un parque con la conductora revisando los daños. El joven ha explicado que fue hasta el coche, quitó las llaves del contacto y recriminó a la mujer que había atropellado a una niña. El testigo ha dicho que la conductora le dijo en español que se había despistado y que quería irse a casa.

Durante el turno de los testimonios también han declarado los padres y el hermano de la Paula Fornés, que han relatado que se encuentran en tratamiento psicológico y psiquiátrico tras el accidente y tienen que tomar medicación para poder dormir y para combatir la depresión y la ansiedad.

Los padres han asegurado que les es imposible seguir su vida con normalidad y que han tenido que alternar periodos de baja laboral con semanas de trabajo. El hermano de la fallecida ha admitido que fue despedido de su trabajo porque no se veía con fuerzas para reincorporarse después de lo sucedido.

El juicio continuará a lo largo de la semana. La familia de la menor presentó 30.000 firmas en el Congreso para solicitar un endurecimiento de las penas por conducir bajo los efectos del alcohol.

 

 

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?