Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 08 de Diciembre de 2019

Otras localidades

Las kellys: "No tenemos por qué enfermar en el trabajo"

Las camareras de piso exigen en el segundo congreso nacional de kellys más inversión reducir la carga laboral

Las kellys, las camareras de pisos, acaban de clausurar su segundo congreso nacional en Palma. Durante evento, celebrado ayer y hoy en el Teatre Xasc Forteza de Palma, se han debatido temas relacionados con su salud laboral y el acoso que sufren. Justo esta semana se ha conocido que 140 camareras de piso se han beneficiado en Balears del reconocimiento de sus enfermedades profesionales. Ellas dicen que eso está muy bien, pero exigen que se hagan las inversiones necesarias para que dejen de padecer dolencias relacionadas con su trabajo.

Las kellys, las que limpian las habitaciones de los hoteles, a menudo se tienen que retirar antes de su edad de jubilación por el dolor físico que padecen. Es el caso de Eulalia Corralero. Es una de las impulsoras del movimiento Kelly, que empezó como un grupo de Facebook. Corralero emigró para trabajar en Cataluña huyendo de la pobreza, y ahora ve otras mujeres en su misma situación.

"Las que tenemos una edad y nos hemos retirado vemos como nuestros puestos han sido ocupados por mujeres que venían de otros países más pobres. Están siguiendo las mismas pautas que nosotras, y lo que no queremos es que estas mujeres acaben igual que nosotras. Dentro de nada va a haber otras mujeres con nuestros mismos problemas", explica Corralero.

Una de las grandes reivindicaciones de las Kellys ha sido el reconocimiento de sus enfermedades profesionales. Algo que ya se ha hecho con las lesiones en las extremidades superiores, pero no con las lumbares. Corralero pide más inversión por parte de los empresarios para evitar esas dolencias: "No se ha invertido en tecnología, hay tecnologías que pueden hacer nuestro trabajo más fácil, pero no se considera rentable. Seguimos trabajando como en los años 50".

Otro de los participantes en ese congreso ha sido el doctor Joan Llovera. Es el responsable de un estudio financiado con dinero de la ‘ecotasa’ sobre las dolencias físicas que padecen las Kellys. La primera fase del estudio, hecho desde los centros de salud públicos, concluyó que tres de cada diez camareras de piso sufren dolor crónico.

En base a estos resultados, en estos momentos, Llovera explica que ya han empezado una prueba piloto en varios centros de salud para comprobar la eficacia de un plan interdisciplinar para mejorar su calidad de vida.

Tras la prueba, la idea es empezar en enero con el plan de intervención en 34 centros de salud de las Islas. Participan médicos, enfermeras, fisioterapeutas y psicólogos.

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?