Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 11 de Diciembre de 2019

Otras localidades

Un hombre intenta entrar en el paisaje protegido del río Mijares para cazar armado y con tres perros

Vehículo del cazador /

La guardería rural del Consorcio gestor del Paisaje Protegido de la Desembocadura del río Mijares formado por los ayuntamientos de Burriana, Almassora, Vila-real, la Diputación de Castellón y la Generalitat Valenciana disuadió un cazador para que no penetrara en la zona protegida.

El hombre, de unos 60 años, estaba cazando con tres perros podencos aguas arriba del puente de la autovía CV-10 pero a escasa distancia de esta infraestructura que delimita, por el oeste, el Paisaje Protegido de la Desembocadura del río Mijares. Uno de los guardas rurales del Consorcio que se encontraba por la zona de ronda de vigilancia comprobó como el cazador intentó penetrar con sus tres perros en el paisaje protegido a la altura del yacimiento arqueológico del Torrelló del Boverot. En ese momento el guarda rural manifestó su presencia y el cazador, al verlo, rápidamente dio media vuelta y se fue aguas arriba del río Mijares por debajo del puente de la CV-10. Poco antes de estos hechos el cazador estuvo disparando su escopeta a escasos 200 metros del Torrelló en el momento que una excursión formada por varias personas se encontraba visitando los restos arqueológicos del yacimiento. Precisamente el tramo del Paisaje Protegido de la Desembocadura del río Mijares que se encuentra comprendido entre el azud de los Matxos y el puente de la autovía CV-10 es uno de los más agrestes. En las cercanías del yacimiento del Torrelló del Boverot se han encontrado rastros y excrementos de nutrias y otros pequeños mamíferos protegidos.

La presencia de un cazador y tres perros por la zona podría alterar gravemente la estabilidad y viabilidad del asentamiento de las nutrias en el Paisaje Protegido de la Desembocadura del río Mijares.

Denunciaron un cazador hace dos años

Hace dos años la guardería rural del Consorcio río Mijares denunció a un hombre de unos 60 años por cazar justamente debajo del yacimiento del Torrelló. También en aquella ocasión estaba acompañado por tres perros podencos. Al cazador se le denunció por cazar en un espacio protegido y se enfrentó a una falta muy grave, una sanción económica que supone una multa de 3000 € y la retirada del arma. Hay que recordar que en 1985 la Consejería de Agricultura y Pesca de la Generalitat Valenciana prohibió la caza en la desembocadura del río Mijares por el interés ecológico de la zona húmeda. Más tarde esta prohibición quedó refrendada por la declaración de Refugio de Caza el 12 de noviembre de 1996. Los guardas rurales, desde que se instauró el servicio de guardería en 2009, nunca habían sorprendido un cazador armado y cazando en la zona del Paisaje Protegido de la Desembocadura del río Mijares hasta el año 2017. En esta segunda ocasión han disuadido el cazador que pretendía penetrar en el espacio protegido. Durante estos años sí han descubierto y denunciado a varias personas por practicar la caza con perros podencos y otras razas en la desembocadura baja del Mijares, pero sin ir armados.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?