Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 21 de Enero de 2020

Otras localidades

La Fiscalía investiga la principal patronal de la carne en España, la FECIC, por presuntas irregularidades contables

El trabajador que lo detectó ha pagado un precio muy alto porque lo despidieron.

Ahora un juzgado considera que no se vulneró ninguno de sus derechos laborales, y por lo tanto, no le reconoce daños morales

Edificio donde se encuentran las oficinas de la FECIC en Barcelona /

Pol Moragas fue el responsable económico de la Federación Empresarial de Carnes e Industrias Cárnicas durante un año, de junio del 2017 hasta el mismo mes de 2018, cuando lo despidieron por carta. Lo echaron tres días después de que se reuniera con el secretario general de la patronal, Josep Collado para aclarar si había sacado dinero para beneficio personal de las cuentas corrientes de las organizaciones cárnicas que dirige.

El Ministerio Público investiga si el secretario general de la FECIC desvió presuntamente dinero de las cuentas de la Federación y otras organizaciones como la Fundación Privada de Industrias de la Carne (FIC), que recibe subvenciones públicas, o la Asociación Catalana de Industrias de la Carne.

La Fiscalía sospecha que Josep Collado disfruta de un coche personal de gama alta pagado supuestamente con fondos de la Fundación, o que cobraba en efectivo cheques al portador a través de ventanilla del banco, o presuntamente abonaba viajes, comidas a través de las cuentas de las organizaciones empresariales.

Una supuesta administración desleal que Moragas ya había advertido por correo electrónico dos meses antes, el 29 de marzo del año pasado.

Dura carta de despido

El secretario general de la Federación, Josep Collado, interpretó las palabras de este trabajador como una amenaza y una deslealtad. En la carta de despido disciplinario le decía que había dinamitado cualquier puente con la empresa, “que había traspasado un punto de no retorno con un abuso de confianza absoluto y una transgresión de la buena fe contractual, insalvable", según el escrito recogido en la sentencia del juzgado social número 24 de Barcelona a la que ha tenido acceso SER Catalunya.

La Fiscalía investiga presuntas irregularidades

El 1 de agosto de hace un año, Pol Moragas presentó una denuncia a Fiscalía. Desde entonces ha estado investigando el caso y ya tiene sobre la mesa el informe final encargado a la Policía Nacional. Ahora debe decidir si archiva la investigación o bien presenta querella en el juzgado por un supuesto delito de administración desleal.

El secretario general de la Federación y otros cargos declararon en octubre ante la policía judicial sobre estas sospechas y aportaron las auditorías de las cuentas y las actas de los órganos de gobierno de los últimos 4 años, entre otros documentos.

El juzgado rechaza la nulidad del despido

Unos días antes, el 24 de julio, el trabajador presentó una demanda en el juzgado social 24 de Barcelona para reclamar la nulidad del despido "por vulneración de derechos fundamentales". Y la juez lo rechaza porque considera que no se ha vulnerado ningún derecho laboral de este trabajador. Dice que se puede considerar que "el despido fue directa consecuencia de la comunicación realizada al señor Collado en relación a las irregularidades que decía haber detectado y que motivaron al mismo tiempo, que con posterioridad, presentara una denuncia ante la Fiscalía".

A pesar de todo ello, la juez cree que no tiene derecho a indemnización por daños morales "porque no reclamaba frente a la empresa ninguno de sus derechos laborales, sino que había comunicado al señor Collado que había detectado determinadas irregularidades contables, que nada tenían que ver con sus derechos laborales, sino con la situación económica o contable de la empresa y con la posible responsabilidad del señor Collado en relación a la misma ".

33 días por año trabajado

La juez de lo social, María Pía Casajuana, declara improcedente el despido y obliga a la empresa a readmitirlo y a pagarle el sueldo y los bonus que le deben desde que lo echaron, o acordar una salida a 33 días para año trabajado. La empresa es partidaria de echarlo y pagarle la indemnización correspondiente además del bonus anual, que es de unos 1.000 euros. Sin embargo, ha presentado recurso a la sentencia.

"No fue una represalia"

Por su parte, el secretario general de la FECIC, Josep Collado ha negado a SER Catalunya que despidiera al responsable económico "como represalia" y asegura que la relación con la empresa "no cuajó, no encajó y por eso se despidió". Y recuerda que han aportado voluntariamente a Fiscalía toda la documentación que les han pedido. También resalta que este empleado presentó la denuncia a Fiscalía dos meses después de que lo echaran y añade que "no tiene demasiada lógica que un señor que ha trabajado 12 meses pida una indemnización de 80.000 euros, es algo descabellado". Con todo, no ha querido hacer declaraciones públicas respecto al caso.

FECIC, con 41 años de historia, es la unión de diferentes asociaciones empresariales, que agrupan mataderos, salas de despiece e importantes empresas del sector que se dedican a la transformación de la carne en productos elaborados.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?