Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 26 de Noviembre de 2020

Otras localidades

SER 3.0

Ciudadanos digitales

Una nueva oportunidad para crecer como seres humanos

Durante el siglo XVI -debido fundamentalmente a la paulatina difusión de los principios del humanismo a lo largo de casi un centenar de años-, se comenzó a entender el mundo de una forma diferente, considerando al hombre un ser todopoderoso con capacidades ilimitadas para su desarrollo. Este movimiento exhortaba a la gente a abarcar todos los campos del conocimiento y a desarrollar sus capacidades al máximo. De hecho, muchos hombres en el Renacimiento hicieron florecer notablemente la cultura y el arte.

Varios siglos después, basta con echar una sencilla mirada atrás para darnos cuenta de que no todo el mundo aprovechó esta increíble oportunidad para reinventarse, quizá porque los referentes habían puesto el listón demasiado alto, o quizá, sencillamente, porque las personas somos así. De hecho, es posible que la mayoría de la ciudadanía siguiera con sus vidas, principios e intereses, más propios de la Edad Media, con sus miedos a un mundo global y con su necesidad de agradar a Dios.

En la actualidad, la era digital ha introducido nuevos desafíos. La ciudadanía de hoy se enfrenta a una amplia gama de complejos problemas en los que las generaciones anteriores nunca tuvieron que pensar (redes sociales, acoso cibernético, cibercrimen, adicción a internet y problemas de privacidad en línea), pero al igual que ocurriera durante el Renacimiento, tenemos una nueva oportunidad de crecer como individuos y como sociedad. Son los ciudadanos digitales.

La ciudadanía digital supone la comprensión de asuntos políticos, culturales y sociales relacionados con el uso de las TI, así como la aplicación de conductas pertinentes a esa comprensión y a los principios que la orientan: ética, legalidad, seguridad y responsabilidad en el uso del Internet, las redes sociales y las tecnologías disponibles.

Un ciudadano digital tiene derecho al acceso a las TI y a su apropiación, al desarrollo de habilidades digitales, al acceso a la información en línea de forma segura, transparente y privada, así como a la participación a través de medios tecnológicos.

Pero un ciudadano digital también tiene la obligación de formarse en las nuevas competencias que se necesitan: información, comunicación, creación de contenidos, seguridad y resolución de problemas. Y lo más importante, debe estar dispuesto a hacerlo a lo largo de toda su vida.

Dejemos de quejarnos, evitemos caer en la brecha digital y tomemos esta nueva oportunidad como un reto que nos puede llevar a ser mejores personas y mejores ciudadanos: responsables, implicados, participativos, informados, críticos, preparados, y cívicos.

No os perdáis esta semana nuestras reflexiones sobre este tema, en la parte superior de este artículo.

Francisco Maciá es doctor ingeniero en Informática y profesor titular en el Departamento de Tecnología Informática y Computación de la Universidad de Alicante.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?