Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 21 de Febrero de 2020

Otras localidades

Sucesos

El año se despide sin incidentes graves en Cantabria

Santander amanece, de nuevo, llena de basura

Imagen de la Plaza de Pombo durante la Nochevieja.

Imagen de la Plaza de Pombo durante la Nochevieja. / Cadena SER

La última noche del año ha sido en Santander bastante tranquila y los cuerpos de seguridad y de emergencias no han tenido que intervenir en sucesos fuera de lo normal. Los Bomberos de Santander han tenido que hacer once intervenciones durante la noche y la madrugada, seis de ellas por fuegos, algunos relacionados con petardos. Una de las salidas que tuvieron que hacer los Bomberos de Santander fue para apagar un incendio de vegetación en la N-611, en el kilómetro 194, a la altura de Piélagos. El resto de fuegos se produjeron en trasteros, en un árbol y en cajas de respiraderos.

Los efectivos de Tráfico han tenido también una noche y una madrugada sin incidencias importantes. En Santander, la Policía Local ha actuado sobre todo por controles preventivos, denuncias por ruidos y por siniestros de tráfico en los que los conductores dieron positivo en la prueba de alcoholemia. La intervención más destacada fue la detención de un conductor que no tenía el carné de conducir en vigor y no había hecho el curso de reeducación vial, que no tenía seguro en el vehículo, y que además dio positivo por drogas y al que le incautaron cocaína, 300 pastillas de Trankimazin y 72 más de Alprazolam. Este suceso se produjo sobre las 3.30 horas en Calvo Sotelo, donde efectivos de la Policía Local solicitaron la documentación al conductor del turismo que momentos antes había sido interceptado como consecuencia de una infracción contra las normas de circulación.
Junto a él, también se denunció por desobediencia reiterada a su acompañante, una mujer a la que incautaron 16 pastillas de Diazepam.

La Policía Local también tuvo que intervenir en algunos atropellos de peatones, uno de ellos en la calle Peña Herbosa, donde un turismo arrolló a un hombre en zona residencial. Fue trasladado por el propio conductor al Hospital de Valdecilla. Además, en distintas calles de la ciudad la Policía de Santander identificó y denunció a gente por faltas de respeto hacia la labor de los agentes y por desobedecer sus indicaciones.

El centro de Santander ha amanecido un año más a primera hora de la mañana del 1 de enero lleno de residuos, que se acumulan, sobre todo, en las calles de la zona de Pombo y Cañadío tras la noche de fiesta. El Ayuntamiento ha indicado a Efe que para el día de Año Nuevo tenía previsto sacar por las zonas de ocio cuatro barredoras, una baldeadora, cinco peones de baldeo, doce peones de barrido, un minibenne (una especie de carretilla), una retropala y un camión de caja abierta. Todos estos medios y efectivos han limpiado las calles de la zona de ocio, que fundamentalmente tenían restos de botellón pero también serpentinas, confetis y otros artículos de cotillón. Esta mañana una de las mayores concentraciones de residuos y suciedad estaba, como es habitual en esta fecha, en la zona de Cañadío y la plaza de Pombo.

 

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?