Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 20 de Febrero de 2020

Otras localidades

Libros

El zazuarino que fundó un hospital en Lugo y fue fusilado en el 36

Rafael de Vega es uno de los protagonistas de la segunda edición de 'La Noche de las Luminarias', una novela de José Francisco Rodil ambientada en la Segunda República y la Guerra Civil

Rafael de Vega nació en 1889 en Zazuar. Y aunque hoy día poca gente sepa de él en tierras ribereñas, en Galicia es muy reconocido y admirado. Fue médico de profesión e intelectual de pro, y emigró de joven a las tierras ya mencionadas para dejar una huella imborrable. Especialmente en Lugo, donde fundó el Hospital de Santa María. Un personaje reconocido, cuya vida lamentablemente no tuvo recorrido… Fue fusilado en el 36, en pleno inicio de la Guerra Civil.

Pero Rafael ha vuelto. Ha vuelto su nombre, su historia, y su pasado ribereño. Lo ha hecho gracias a su protagonismo en la segunda edición de ‘La Noche de las Luminarias’, una novela de ficción de José Francisco Rodil. Este periodista y escritor asturiano, Premio Galicia de periodismo, ha pasado este martes por los micrófonos de la SER para contarnos su obra y la historia de Rafael.

Todo ello, a través de una novela en la que se entremezclan personajes reales e inventados. Pero Rafael es tan real como su historia y legado, del que se sienten muy orgullosos en Zazuar. De hecho, tanto José Francisco como su editor, Cristian Velasco, estuvieron el pasado otoño en la localidad ribereña viviendo de cerca los orígienes de este personaje de la obra. Es más, han solicitado a la corporación dedicarle una placa.

“Rafael tras marcharse y crecer aprobó una oposición para director cirujano en el Hospital de Lugo… Él se integró en la ciudad, escribía en la prensa, y hay una anécdota curiosa en una entrevista que le hace un periódico porque dice algo que sería el principio en el que se fundamenta la OMS, y lo dice 31 años antes de que se constituyera… Algo así como que los pobres y los desposeídos tienen derecho a la asistencia médica porque el derecho a la salud es un derecho de todas las personas; eso él lo llevó a la práctica en el hospital que luego fundó”, detalla Rodil.

La historia de Rafael se perdió con el tiempo, pero no se le ha olvidado. No lo ha hecho Lugo, que tiene una calle y un busto dedicado a quien fundó uno de sus hospitales. Tampoco Galicia, que le recuerda por ende como un intelectual que cambió la forma de ver la medicina social. Pero quien seguro le tendrá siempre en mente, y más a partir de ahora, serán todos sus convecinos de Zazuar, que pasean por las calles que todo un médico de referencia al que siquiera conocían ya paseó. Que disfrutan de las bodegas que él de niño vio. Que han vivido su niñez en el mismo lugar. Porque el tiempo otorga olvido. Pero lo escrito nunca se olvida.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?