Últimas noticias Hemeroteca

, 26 de de 2020

Otras localidades

Nuevos casos de triquinosis en Almadén y Piedrabuena

La guardia Civil investiga a cuatro personas como presuntas autoras de delitos de lesiones imprudentes, al haber permitido que carne infectada con triquinosis llegase al consumidor final

Imagen de archivo de un agente de la Guardia Civil

Imagen de archivo de un agente de la Guardia Civil / GUARDIA CIVIL (Europa Press)

Nuevos afectados por triquinosis. La Guardia Civil está investigando a cuatro personas por su presunta implicación en varios delitos de lesiones relacionadas con carne infectada con triquinosis. se les considera autores por imprudencia al haber permitido que productos afectados con este parásito llegasen al consumidor final.

Este nuevo caso de triquinosis ha contagiado a varias personas de las localidades de Piedrabuena y Almadén y gracias a la rápida actuación tanto de la Guardia Civil como de los servicios de salud pública de la Junta se ha evitado que este brote tuviese consecuencias mayores.

Las investigaciones comenzaron a finales de 2019 y se han prolongado durante los primeros días de año por parte de Agentes del SEPRONA. Las diligencias ya han sido puestas a disposición del Juzgado de Guardia de Ciudad Real.

Recordamos que la triquinosis es una enfermedad que se transmite a los humanos por la ingesta de carne o productos cárnicos crudos o insuficiente mente cocinados, procedentes de animales, cerdos y jabalíes, infectados de este parásito.

El instituto armado ha recordado que en el último año se han producido varios casos de triquinosis en humanos en la provincia de Ciudad Real.

Una persona ha resultado afectada de triquinosis en Fontanosas, una pedanía de Almodóvar del Campo, a finales del pasado año, tras consumir carne de jabalí que no había sido sometida al obligatorio control veterinario.

A principios de febrero de 2019, 17 miembros de una misma familia se vieron afectados por un brote de triquinosis, un mes después de haber consumido carne de cerdo procedente de una matanza casera que realizaron sin autorización en Retuerta del Bullaque. Todos estos afectados, entonces, consumieron carne cruda, procedente de los embutidos elaborados en la matanza.

 

El consumo de especies de jabalí y cerdo doméstico para autoconsumo es una práctica extendida y habitual en la provincia, que en determinadas ocasiones puede acabar generando ciertos riesgos, ha advertido la Guardia Civil, que ha apuntado que para evitarlos basta con la recogida de muestras y su posterior analítica por parte del veterinario mediante los métodos que recogen los reglamentos sanitarios de la UE.

Esta labor de vigilancia y control de la seguridad alimentaria en auxilio y colaboración de las autoridades sanitarias, ha permitido que durante el último año se hayan llegado a decomisar varias partidas de carne en mal estado.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?