Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 20 de Febrero de 2020

Otras localidades

Robos

Adiestra a una perra guía para una niña de movilidad reducida, simula su robo y acaba detenido

El entrenador denunció que le habían robado a Pocahontas, la perra, a punta de pistola. La Policía Nacional la ha encontrado en su casa

La perra Pocahontas, cuyo adiestrador secuestró y denunció que se la habían robado.

La perra Pocahontas, cuyo adiestrador secuestró y denunció que se la habían robado. / Fundación Bocalán

La rocambolesca historia comenzó el lunes 20 de enero. La idea debió empezar a tejerse antes y tomó cuerpo aquel día en que un adiestrador de Aranjuez acudió a comisaría para denunciar un robo. Según su relato, una furgoneta de color blanco se detuvo junto al paso de cebra, cuatro hombres, armados con una pistola, descendieron del vehículo, le encañonaron le pidieron su dinero y, de soslayo, justo antes de marcharse, decidieron que también se querían llevar a Pocahontas. La perra que comparte nombre con la hija del Jefe Powhatan estaba a solo unas horas de ser entregada a su verdadera dueña, una niña de Estepona en silla de ruedas. Pero nunca llegó, porque se marchó, secuestrada calle abajo, en aquella Renault Express.

El adiestrador paseó por los medios su pena o indignación o lo que aquello fuera. Relató las bondades de Pocahontas, que había aprendido a encender luces, que sabía ayudar a vestirse a quienes lo precisaban... Incluso se fotografió con carteles con la imagen de la dulce labrador, ofreciendo una recompensa de 800 euros a quien la localizara. Sobre la arena de entrenamiento salía Pocahontas tumbada, mirando a la cámara, casi posando. Ahora sabemos que nunca le preocupó tener que pagar la recompensa.

Mientras el tipo hacía de su dolor -fingido- ostentación, Pocahontas estaba en su casa, esperando el siguiente paso de un plan que todavía no conocemos en profundidad. En el otro lado de la historia, la brigada policial de Aranjuez daba vueltas a la denuncia del adiestrador. Demasiadas contradicciones, tantas como para alertar a los policías, que empezaron a pensar que la pistola y la furgoneta y la mafia roba-perros eran quizá un fábula.

Hasta que este lunes, el adiestrador que se entrenó para ser a la vez víctima y ladrón, ha sido detenido. La propia policía lo anunció en Twitter. Pocahontas regresa a manos de la Fundación Bocalán. La perra secuestrada se encuentra en buen estado. "Ahora queda recuperarla para que pueda continuar su vida como perra de asistencia y compañera de una niña con discapacidad", indica la fundación en su página de Facebook. El adiestrador cazado se enfrenta a una sanción por simular un robo. La policía no confirma el móvil, pero todo apunta a que lo hizo por razones económicas. Buscaba alguna compensación dineraria. Ha encontrado una imputación y una posible multa de entre seis y 12 meses.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?