X
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad personalizada a través del análisis de tu navegación, conforme a nuestra política de cookies

Radio Madrid

La Cámara de Cuentas denuncia el descontrol sobre las existencias de vacunas en Madrid

El órgano fiscalizador afea al gobierno regional en su último informe -correspondiente a 2018- que no haya sido capaz de crear un sistema eficaz para controlar el almacenaje de estos productos, en los que se gastó solo el año pasado más de 50 millones de euros, según datos de la propia Consejería de Sanidad

Vacuna gripe / Archivo (EUROPA PRESS)

Madrid no cuenta con un instrumento que permita garantizar la trazabilidad de las vacunas una vez llegan al Servicio Madrileño de Salud (SERMAS). No es un reproche de la oposición, ni una denuncia sindical, lo dice el propio organismo encargado de supervisar la actividad de las instituciones madrileñas, la Cámara de Cuentas, equivalente al Tribunal de Cuentas a nivel nacional.

Su último informe -del año 2018- señala ese déficit de control de forma diáfana. Se compran, pero después no se evalúa ni cuántas se utilizan, ni cuál es el remante -si lo hay-, ni tampoco cuántas se desechan. “Existen compras de vacunas durante el ejercicio que sólo tienen reflejo en la cuenta de pérdidas y ganancias, así como en presupuesto, sin que se valoren a final de ejercicio las que siguen pendientes de consumo”, asegura ese documento, que tiene fecha del 26 de diciembre de 2019.

La Cámara de Cuentas deja en evidencia también la incapacidad de los gestores de la sanidad madrileña para poner en marcha un mecanismo efectivo para controlar las existencias de esos fármacos. “Tras diferentes experiencias fallidas de gestión de las vacunas, primero a través de un modelo logístico descentralizado en los centros de salud y posteriormente a través de un almacén centralizado virtual, a día de hoy la Comunidad de Madrid no dispone de un sistema adecuado de almacenaje, distribución y control de stocks de las existencias de vacunas”.

La Consejería de Sanidad reconoce implícitamente esa situación. Fuentes de ese departamento aseguran que “se está trabajando actualmente para contar con un almacén central de vacunas”. El vicepresidente Aguado ha confirmado esos planes en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno. "Las vacunas que se compran por parte la Comunidad de Madrid tienen que ser suministradas a más de setecientos puntos en toda la región. Eso exige una labor de logística importante y lo que se está planteando en la Consejería de Sanidad es intentar centralizar en la medida de lo posible esa labor logística para ahorrar costes y también ahorrar tiempos", ha dicho el líder de Cs. La Dirección General de Salud Pública niega que este descontrol se traduzca en problemas en el acceso. “La situación actual cubre las necesidades asistenciales de los cerca de 700 puntos de vacunación de la Comunidad de Madrid”, aseguran esas fuentes.