Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 18 de Febrero de 2020

Otras localidades

Breviario jerezano

Más de tres reyes

Rafael Benítez Toledano

En la Corredera, en el bar Los Tres Reyes, existe una puerta de huida para maridos y morosos que da directamente a San Francisco, donde te puedes confundir rápidamente entre la discreta multitud del mercado de abastos y las paradas de autobús.

Por la puerta principal, que mira con un ojo claudicante al banco de Santander y con cierto estrabismo al Arenal, descansa una clientela casi tan destartalada como el bar y su dueño. En su mesa de tertulia Paco Cepero, el Mauro, el Pijo, Manolo Ramírez y Márquez esperan a mediodía que pase otro siglo.

La barra de los Tres Reyes, donde la decadencia alcanza sus mas gloriosas cimas, ha visto de todo desde que aquel chicuco dejara de dormir detrás del mostrador, de todo: flamencos de todo a cien, cantaores famosos, bancarios con carta blanca, señoritos tiesos y señoritos de la Junta, tratantes de fincas y ganado y comisionistas de «!Ojú que miedo!». Ya digo, menos botellines de agua y coca cola y un día de zafarrancho, la barra de los Tres Reyes se ha hecho leyenda con toda suerte de prodigios. Dicen los entendidos que en esa solera de pringue radica el secreto de sus caracoles, su pescao frito y su cazuela de guiso diario.

El otro jueves nada del otro jueves: en el interior un aficionado daba clases prácticas de cantes antiguos con voz de falsete, mi amiga Rocío apuraba su cuarta cerveza, uno de los «salmonetes» iba, otro venía, Pepe Datas y yo mirábamos escépticos. Y Emilio abandonaba la barra para rematar el mediodía cantiñeando un fandango con el compás de sus dedos engarfiados. Todas las cuentas pagadas con tiza.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?