Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 10 de Abril de 2020

Otras localidades

Centros penitenciarios

"El director de una cárcel es un gerente, no de cosas o papeles, sino de personas"

José Antonio Luis de la Iglesia, director del Centro Penitenciario Madrid III, nos habla de la vida en una cárcel y de los retos actuales

El director del Centro Penitenciario Madrid III en Valdemoro en los estudios de SER Madrid Sur.

El director del Centro Penitenciario Madrid III en Valdemoro en los estudios de SER Madrid Sur. / SER Madrid Sur

El Centro Penitenciario Madrid III, situado en el término municipal de Valdemoro, cuenta en la actualidad con algo más de 900 reclusos, un número variable al ser un centro de tránsito, es decir, uno de los pocos en toda España donde los presos recalan unos días en los trasladados de una cárcel a otra del territorio nacional. Así lo ha contado José Antonio Luis de la Iglesia, director del centro valdemoreño, en una entrevista concedida a SER Madrid Sur.

“Cuando la Guardia Civil debe llevar internos que van de una cárcel a otra, por ejemplo, de La Coruña a Córdoba, hace una parada de una semana aproximadamente, en Valdemoro y luego continua. Ha habido años, yo no lo he conocido, que entre entradas y salidas, salidas de tránsito, al hospital, al juzgado, ha habido más de 40.000”, indica.

El cine y las cárceles

Desde 2009, Luis de la Iglesia es director de este centro penitenciario y reconoce que la imagen que la población tiene de las cárceles están muy relacionadas con lo que se ve en el cine, por eso reconoce que el séptimo arte hace “mucho daño a la institución penitenciaria, porque tiene poco correlato con la realidad”. Así que agradece siempre que los medios vayan a conocer la institución. “Desde que los medios entráis por la puerta se derrumban una serie de clichés sobre como es una cárcel”. También sobre el papel del director de un centro penitenciario. Él lo tiene claro, un director “es un gerente, no una gerencia de cosas o papeles, sino de personas. El principal motivo de trabajo es gestionar un derecho humano fundamental que es la libertad, estamos encargados de gestionar la pena de privación de libertad. Eso condiciona como tenemos que actuar, la formación de funcionarios, su actuación con los internos y procurar que los internos salgan a la sociedad mejor que entraron, es decir, la reeducación y la reinserción social”.

Programas novedosos

En esa labor de reinserción tienen mucho que ver programas alternativos como el que desde hace años ha venido realizándose en esta cárcel valdemoreña con perros, trabajando con reclusos muy cerrados sobre si mismos.

También en los últimos años se ha puesto en marcha un programa dirigido a que el interno contacte, no con la víctima directa de su delito, nos cuenta, sino con personas que han sufrido delitos similares, para conseguir un acercamiento del recluso y modificar su actitud en el futuro. El director de Valdemoro III nos cuenta la iniciativa más reciente, una bolsa de internos voluntarios que “hacen una importante labor en el exterior dando charlas y son muy demandados. Por ejemplo, charlas de internos que están dejando la droga y van a contarlo a determinados sitos. Hacemos muchas salidas programadas de este tipo”, afirma.

Conflictos

La otra cara de un centro penitenciario pasa por los incidentes entre internos y con funcionarios, que a veces son noticia. Luis de la Iglesia asegura que en el centro no están teniendo agresiones directas al personal, “o son muy contadas” en los últimos tiempos. De hecho dice no recordar en 2019 “incidentes directos contra funcionarios”. Si se producen agresiones indirectas al personal, suelen ser al mediar en incidentes entre internos, aunque “hay que situarlas en su contexto y ver cómo es cada caso”. Ninguna que haya costado la vida, aunque sí algunos casos hayan requerido traslado, dice.

Afirma que en el medio penitenciario se ha puesto en marcha “un programa para controlar esas agresiones, que no son mucho mayores que las que había hace 25 ó 30 años, “ahora hemos mejorado muchísimo”. Pero tiene claro que la cárcel “no es territorio comanche”, aunque hay situaciones que se deben afrontar y solucionar.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?