Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 08 de Abril de 2020

Otras localidades

CORONAVIRUS | ÚLTIMA HORA CORONAVIRUS | ÚLTIMA HORA Sigue en directo la comparecencia de los ministros Salvador Illa y Nadia Calviño

La mesa de diálogo social que se convocará a principios de marzo tratará la semana laboral de 32 horas

El Secretario Autonómico de Empleo, Enric Nomdedéu, adelanta en la Cadena SER que el Consell quiere avanzar en el diálogo social y que tienen una intención clara de alcanzar el objetivo marcado

Personas trabajando en una oficina

Personas trabajando en una oficina / Getty Images

Arturo León, Secretario General de CCOO del País Valencià, criticaba esta semana que el diálogo social no marcha, que apenas se ha avanzado y este diálogo es fundamental para activar la creación de empleo.

Esta dura crítica se trasladó de inmediato al Secretario Autonómico de Empleo, Enric Nomdedéu, y avanzó a la Cadena SER que el 5 o el 6 de marzo se convocará la mesa de diálogo social. Además, confirmó que sobre la mesa caería una propuesta importante: la semana laboral de 32 horas.

Y esa propuesta ya habrá sido analizada previamente (de hecho los agentes sociales ya la tienen), a finales de febrero en el Consell de Direcció de Labora. En declaraciones a la SER, Enric Nomdedéu explica que no hay plazos, que lo que hay es una intención clara de alcanzar ese objetivo por varias razones: es más sostenible medioambientalmente porque reduce los desplazamientos; y es más rentable porque allá donde se ha establecido esa reducción ha aumentado la productividad. Solo en Francia no aumentó la productividad. Y asegura Nomdedéu que fue así porque allí se aplicó la reducción por ley y no fue fruto del consenso, que es la principal intención del Consell. Consenso que parece próximo con los sindicatos, que condicionan la medida a que sirva para la creación de nuevos puestos de trabajo. La Generalitat coincide, y además explica que la medida no tendría coste para los empresarios porque la administración se haría cargo de aportar la cantidad de dinero público suficiente para que se pueda aplicar la reducción sin tocar los salarios.

Este plan también contempla la posible extensión del teletrabajo, pero ahí Nomdedéu se muestra muy cauto. El teletrabajo tiene un problema: en casa de uno no puede entrar la administración para comprobar que las condiciones pactadas se cumplen. Hay que buscar mecanismos para evitar que el teletrabajo pueda convertirse en una trampa para los asalariados y acaben haciendo más horas que si acudieran a su puesto de trabajo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?