Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 31 de Marzo de 2020

Otras localidades

CORONAVIRUS | Minuto a minuto CORONAVIRUS | Minuto a minuto Las últimas noticias sobre el coronavirus en el mundo

La Fiscalía pide 18 años y medio de prisión para el francotirador acusado de planear el asesinato de Sánchez

La Policía intervino en su casa más de 5.000 balas y proyectiles además de una decena de armas

Una coordinadora de Vov en el Vallés alertó a los Mossos de los planes del acusado

Imágenes del arsenal de armas intervenido por los Mossos de Esquadra en Terrassa a Manuel Murillo, el veterano tirador que quería atentar contra la vida de Pedro Sánchez.
Mossos d'Esquadra

Imágenes del arsenal de armas intervenido por los Mossos de Esquadra en Terrassa a Manuel Murillo, el veterano tirador que quería atentar contra la vida de Pedro Sánchez. Mossos d'Esquadra / Mossos d'Esquadra (Europa Press)

La Fiscalía pide 18 años y medio de cárcel para el hombre de Terrassa que hace un año y medio fue detenido por planear el asesinato del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. El acusado formaba parte de un grupo de Whatsapp llamado "T por E", que reunía a personas con ideología nacionalista y conservadora. En ese foro el acusado expresó su intención de matar a Sánchez, ya que estaba dolido por los planes del Gobierno de exhumar de Franco. El detenido llegó a expresar "A Sánchez hay que ir a cazarlo como un ciervo", "Ya me gustaría tenerlo en el punto de mira" o "Si es preciso iré armado y me sentaré en la tumba de Franco, si se acercan disparo".

A lo largo del verano de 2018, el acusado se fue radicalizando y propuso su colaboración a varias personas de su entorno. "Nos hemos de mojar. Yo estoy dispuesto. Mi mayor ilusión es meter a Sánchez bajo la lápida de Franco", repetía. “Estoy por coger el rifle de francotirador y empezar a volar cabezas de hijos de puta y traidores, pero solo no llego a ninguna parte, ha de haber colaboración”, escribió a varios contactos.

El 12 de septiembre dijo tenerlo todo preparado por si Sánchez venía a Cataluña. Habló con la coordinadora de Vox en el Vallés, comarca en la que vivía, y le propuso el plan: él, que era francotirador, dispararía un tiro preciso al presidente desde un piso cerca y el partido debía avisar a los medios. La mujer, sin embargo, alertó a los Mossos de Esquadra, que procedieron a detener al acusado.

En su coche, la policía halló una pistola, un rifle, un puñal, guantes, esposas, una linterna y varios elementos para la práctica de tiro, como trípodes, soportes, visores telescópicos y dianas. En su casa encontraron aún más armas: una disparadora de fabricación casera, dos revólveres manipulados, una escopeta, un fusil de asalto modificado, una ballesta, más de 5.000 proyectiles, 800 balas, ocho recipientes de pólvora y un artefacto explosivo.

La fiscalía le acusa de intento de homicidio, depósito de armas y munición de guerra además de posesión de explosivos y armas prohibidas. El Ministerio añade el agravante de discriminación ideológica y pide para él 18 años y 6 meses de prisión además de inhabilitación. El ministerio pide que la Guardia Civil le decomise además todas las armas. El acusado sigue en prisión preventiva, a la espera de conocer fecha para el juicio.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?