Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 31 de Mayo de 2020

Otras localidades

LA FIRMA CON JOSÉ IBARRA 29/03/2020

Más achicar agua y menos gritarle al capitán

Cuando acabe esta crisis se va a ver qué hizo cada uno cuando el barco hacía aguas

José Ibarra.

José Ibarra. / Radio Cartagena SER

Emitido en Hoy por Hoy Cartagena de Radio Cartagena SER el 30/03/2020

Vamos en un barco cuyo capitán no vio el iceberg contra el que hemos chocado. Es cierto. Había algunas luces, pero había mucha más niebla. De todas formas, yo me voy a seguir fiando de este capitán aunque haya cometido este error que, seamos honestos y sinceros, todos los demás habrían cometido también en su lugar. Ningún capitán de ningún otro barco habría hecho nada distinto ni antes. Y, además, no es lo mismo un error que una maldad, de las que yo estoy viendo muchas estos días. Y eso sí que es imperdonable.

Hay muchos profetas Jeremías que ahora dicen que ellos ya lo veían venir, pero es mentira. Son los capitanes a posteriori y son poco de fiar, la verdad. Ya lo decía yo, dicen. Es mentira. Si el capitán hubiera virado hacia ese lado, también le habrían criticado, e igual de fuerte. Habrían dicho que estaba alarmando a la tripulación sin fundamento ninguno. De hecho, alguno de sus voceros llegó a decirlo. Los conocemos de otras veces. Son poco creíbles y, además, lo saben. Por eso gritan tanto.

De todas formas, cuando acabe esta crisis se va a ver qué hizo cada uno cuando el barco hacía aguas y cómo. Eso sí que lo juzgaremos a posteriori. Alguno ha propuesto banderas a media asta y funerales de Estado. Justo, justo lo que necesitamos en estos momentos. Sí señor. Bravo. Otros, jaleados por esos mismos, están usando el insulto, la mentira y la manipulación no con el objetivo de salvar a la tripulación, sino el de cargarse al capitán.

Esos son de los que yo no me fio un pelo: esos marineros que, en vez de achicar agua, que es lo que toca hacer ahora, están encantados de la vida con apedrear al capitán del barco para cargárselo. Esos sí que son unos indeseables en cuya mezquina compañía yo no quiero estar nunca. Esos sí que serían capaces de hundir la nave solo para cobrarse una venganza, ser capitanes de un barco hundido y poder decir: ¿veis cómo yo llevaba razón? En las situaciones límite es donde se ve la verdadera calaña de la gente, y, desde luego, algunos estos días se están retratando bastante bien, la verdad.

¿Que ha habido errores? Pues claro. Y los seguirá habiendo, porque esto es un fenómeno nuevo para el que no hay manual de instrucciones. ¿Hay que recordar que en las guerras se pierden unas batallas y se ganan otras? Lo importante es el resultado final. La guerra se ganará, el barco llegará a buen puerto, y entonces será el momento de hacer las sumas y las restas de aciertos y errores y comprobar el saldo. Ahora no toca. Ahora toca arrimar el hombro, achicar el agua y hacer lo que nos pidan para salvar vidas, que, de momento, es quedarnos todos en casa.

José Ibarra.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?