Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 31 de Mayo de 2020

Otras localidades

Los profesores de instituto piden sentido común a Educación

Los docentes creen que es inviable avanzar contenidos a distancia y evaluar a los alumnos online como exige la Comunidad de Madrid

Imagen de archivo de un aula de secundaria.

Imagen de archivo de un aula de secundaria. / JCCM (EUROPA PRESS)

Este miércoles se cumplen tres semanas desde que las clases se suspendieron en la Comunidad de Madrid. Y han estado callados. Trabajando 24 horas siete días a la semana desde casa, luchando contra la tecnología y los sistemas informáticos de la Comunidad de Madrid, e intentando adaptar los contenidos para aquellos alumnos que han tenido la oportunidad de trabajar desde casa. Ahora, alzan la voz. No pueden más ante un panorama cada vez más complicado.

Reconocen que mantener la actividad online con los estudiantes está suponiendo una labor titánica que están asumiendo solos, sin la ayuda de la consejería de educación y con la inspección educativa encima de ellos. Blanca, una profesora de secundaria que habla para la Cadena SER en nombre de la gran mayoría de sus compañeros de claustro, asegura: “Lo hemos hecho solos, sin ayuda de la consejería pero, eso sí, desde el primer momento se nos exigieron de manera urgente documentos dirigidos a los inspectores para fiscalizar nuestro trabajo”.

Los profesores reconocen a la SER que no pueden asumir las exigencias de la consejería de educación en secundaria. No pueden avanzar contenidos porque el sistema no está preparado. “La buena voluntad y el trabajo de los docentes no pueden obrar milagros, nuestra actuación en el aula y nuestra labor presencial es insustituible”, explica Blanca. Las plataformas digitales que están a su alcance, como educamadrid, se han usado hasta ahora de manera puntual, “tienen muchas limitaciones y nos están dando muchos problemas”, apunta. 

Y si no será nada sencillo avanzar contenidos, en lugar de reforzar lo aprendido en clase hasta ahora, evaluar a los alumnos a distancia será más complicado. Teresa, que también da clases en un instituto de la Comunidad, explica con claridad que los docentes no tienen medios para poder evaluar de manera objetiva si no es en el aula y reconoce que al hacerlo “crearíamos un sistema muy injusto que favorecería a aquellos alumnos con ayuda en casa”. Teresa da por hecho que si el estado de alarma se vuelve a prorrogar, “será imposible cerrar el curso”.

“Y lo más importante”, prosigue Blanca, “no se está considerando que mucho de nuestro alumnado no tiene ordenador en casa o no tiene conexión a Internet”. A esto, añade, “se suma una situación sin precedentes que incrementa los problemas económicos y personales en sus hogares”. “Si alguien cree que podemos continuar con las clases, adelantar materia y evaluar a nuestro alumnos a distancia no solo es que desconozca profundamente nuestro sistema educativo sino que todavía no ha tomado conciencia de la situación en la que nos encontramos”, sentencia Blanca. Los docentes creen que no es demasiado pedir a los políticos algo de sentido común en esta situación.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?