Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 25 de Mayo de 2020

Otras localidades

FÚTBOL

El laberinto de la Segunda B: ERTES masivos, 16 jornadas pendientes, estadios vacíos...

Mientras la UEFA apuesta por reanudar los campeonatos y LaLiga elabora un plan de seguridad en la vuelta a los entrenamientos, el fútbol más modesto afronta un calvario

El Real Sociedad B-Cultural es uno de los partidos aplazados

El Real Sociedad B-Cultural es uno de los partidos aplazados / Alicia Mañanes

El fútbol español se mueve en dos velocidades. Los equipos profesionales tienen una pauta marcada en base a la organización establecida por las autoridades. Ayer la UEFA ratificó su decisión de dar prioridad a las ligas nacionales retirando del calendario las fechas de selecciones previstas en junio. El organismo prevé, en el mejor de las casos, que el balón vuelva a rodar en el mes de junio. Desde LaLiga se ha elaborado un protocolo de actuación para evitar contagios cuando los equipos regresen a los entrenamientos: sesiones individuales aumentadas luego a grupos de ocho previas a la normalidad, aislamiento y regímenes de concentración en ciudades deportivas u hoteles, pruebas regulares de Covid-19 a jugadores, técnicos y familiares...

A partir de aquí, ¿cuál es la aplicación para el fútbol modesto de nuestro país? La Segunda División B al frente de los torneos no profesionales afronta un desafío, lo más parecido a un laberinto. Evidentemente, muchos clubes no disponen de los medios materiales o económicos para llevar a cabo semejante plan preventivo, por lo que garantizar la seguridad sanitaria de sus deportistas es un quimera. Además, reanudar la liga tendría un desgaste económico y personal con una factura impredecible.

¿Cómo encajar en el nuevo calendario las 16 jornadas restantes? En la división de bronce restan diez partidos de la liga regular y seis de los play-off de ascenso. En un año normal se emplean casi cuatro meses en liquidar este tramo, pero a estas alturas del año los clubes se verían obligados a doblar partidos durante muchas semanas como ocurriría en Primera y en Segunda. Sin embargo, numerosos jugadores tienen otra actividad profesional más allá del fútbol, razón por la cual en cada temporada se tratan de evitar las jornadas intersemanales.

Por si fuera poco, los dirigentes del fútbol empiezan a asumir la obligación de reanudar los campeonatos con los estadios cerrados a cal y canto. ¿Se lo pueden permitir los equipos que basan un alto procentaje de sus presupuestos en los ingresos por abonados y venta de entradas? Por el momento, un buen número de ellos ha recurrido a medidas para amortiguar el golpe económico. Sin ir más lejos, dejando a los filiales a un lado, en el grupo II todos los equipos, excepto la Cultural y el Unionistas, han aplicado un ERTE.

El conjunto leonés presumió de un acuerdo con sus jugadores y técnicos, que decidieron rebajarse el sueldo garantizando así la normalidad en el resto de la estructura. La postura del club es clara: acabar la temporada a toda costa, aunque en su seno no se barajaba el escenario de no poder abrir el Reino de León durante varios meses.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?