Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 02 de Junio de 2020

Otras localidades

ESTADO DE ALARMA ESTADO DE ALARMA El Consejo de Ministros aprueba solicitar al Congreso la última prórroga del estado de alarma hasta el 21 de junio

El devastador panorama económico que deja el virus

Analizamos con el catedrático Santiago Lago las consecuencias económicas de la pandemia en el sector productivo gallego

Más del 50 por ciento de la estructura productiva gallega está paralizada. Es algo nunca visto, el coronavirus deja un escenario que tan sólo se puede comparar al de un conflicto bélico y abre un escenario inédito y muy preocupante. Lo dice aquí en la SER el catedrático y director del foro económico de Galicia, Santiago Lago, que considera que después de esta pandemia será necesario repensar el sistema productivo.

Pero antes, lo más inmediato, es inyectar liquidez. Considera que el gobierno central debe reforzar el diálogo social y escuchar a todas las partes. Para inyectar liquidez, considera clave el papel de los ayuntamientos, cree que deberían aplazar hasta final de año el cobro de impuestos como el IBI. Lago considera además que Europa deberá tener un papel fundamental en la recuperación de esta crisis.

El coronavirus ha puesto al límite el sistema sanitario, la prioridad ahora es atajar la pandemia, pero son evidentes las consecuencias económicas que tendrán estas semanas de confinamiento y de paralización de la actividad empresarial. En Galicia más de 200.000 trabajadores están afectados por un ERTE.

Una cifra que aumenta cada día. Los empresarios consideran insuficientes las medidas del gobierno y advierten: las consecuencias de la pandemia serán mucho más drásticas que la crisis del 200 Esperan que Europa tome note y actúe.

Los sindicatos también son conscientes de que toca una dura batalla para defender los derechos de los trabajadores

Las grandes empresas tratan de capear el temporal

Tienen una mayor capacidad de resistencia, pero también ven peligrar su balance de cuentas. Algunas, como Alcoa, han conseguido ser consideradas como un servicio esencial y no han tenido que paralizar su producción.

Pero en un escenario económico incierto, también lo es el futuro de una planta bajo amenaza de cierre desde hace meses. Mientras, Citróen, la planta viguesa, ha aplicado un ERTE y prepara otro hasta finales de año para evitar despidos.

¿Y qué pasa con el sector del metal?

Un sector que da trabajo a 60.000 personas en Galicia y representa el 20 por ciento del Producto Interior Bruto de la comunidad. Ven con inquietud el futuro. Incluso se han roto negociaciones de contratos que estaban muy avanzados.

No hay que perder de vista que el sector naval ya salió muy lastrado de la anterior crisis, y llega tocado para afrontar nuevos sobresaltos.

El comercio y el turismo se enfrentan a una crisis sin precedentes

El sector comercial da por hecho que este año se verán obligados a echar el cierre cientos de negocios.

En cuanto al turismo, con la campaña de Semana Santa perdida, y un verano sin grandes festivales ni eventos culturales, el sector piensa ya en el próximo año, es año Xacobeo en Galicia, ya que este es un año negro. Como también lo es para la hostelería.

En el sector primario, un sabor agridulce

Porque es un sector que sí ha podido mantener la actividad, pero han visto como parte de su producción, destinada a hostelería, se ha quedado sin vender. Agricultores y ganaderos denuncian que se ha producido un descenso de precios por la competencia desleal de excedentes de producción de otros países como Francia o Alemania.

Y el sector pesquero que supone, sólo en Galicia, 40.000 empleos directos, afronta una situación inviable con una caída acusada de precios, y con el marisqueo parado porque nadie lo compra ya con la restauración cerrada.

Y no nos olvidamos de los autónomos

En Galicia hay 209.000 trabajadores por cuenta propia. Emprendedores que, en muchos casos, son incapaces de hacer frente a las facturas con sus negocios cerrados. El gobierno ha tomado medidas para tratar de suavizar el impacto de la crisis, medidas que el colectivo valora, pero que se quedan cortas ante la magnitud de la crisis que deja el coronavirus. Y es que la ONU ya ha dicho que el mundo se enfrenta a la peor crisis desde la Segunda Guerra Mundial.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?