Sábado, 11 de Julio de 2020

Otras localidades

Deportivo

Un Riazor 'casi' vacío, escenario del Deportivo-Sporting de Gijón

El estadio se prepara para una jornada histórica en la que no habrá aficionados

El club trata de cumplir un estricto protocolo bajo la atenta mirada de la Liga

Campo de fútbol de Riazor

Campo de fútbol de Riazor / RC Deportivo

El del domingo será un día inédito para el deportivismo. En las últimas horas del estado de alarma en Galicia, Riazor celebrará su primer partido tras el parón por la crisis del coronavirus. Un duelo que la mayoría tendrán que seguir por la radio o ver por la tele. Tan sólo doscientas personas tendrán acceso al estadio coruñés para asistir al Deportivo-Sporting de Gijón, desde las cinco de la tarde. La llegada de los equipos, la entrada de periodistas, directivos o las distancias de seguridad estarán muy vigiladas de cerca por trabajadores de La Liga y encabezadas por el director de partido que designa la patronal del fútbol.

De esas doscientas personas que el domingo estarán en Riazor, se contabilizan en 110 los acreditados por parte del Deportivo. A ellos hay que sumar los operarios de la televisión con derechos y la expedición del Sporting de Gijón. En cuanto al Depor, este viernes superaron los test PCR los directivos del club y el asesor Juan Carlos Rodríguez Cebrián, que junto a Richard Barral, será otro de los que acudirán el domingo.

Test y pulseras de colores

Todos los asistentes a Riazor el domingo tienen que tener la catalogación de “aptos” según las autoridades médicas. Esto supone en la práctica superar el test del coronavirus. Los jugadores ya fueron sometidos a estas pruebas, al igual que el resto del cuerpo técnico y ayudantes que trabajan con el club en el día a día. Lo mismo tiene que hacer los directivos y resto de personal con permiso para acceder al estadio. Los resultados favorables deben estar en poder del director de partido con tiempo de antelación y el domingo por la mañana, éste dará el definitivo visto bueno a cada una de las doscientas personas acreditadas para el encuentro.

Para moverse por el estadio, cada uno de los acreditados tendrá que lucir su acreditación y no podrá pasear de forma libre por el campo. En función del nivel de autorización, cada uno de los asistentes tendrá que portar un peto y una pulsera de color, que variará según el grado de permiso. En todo caso, el campo y la zona de vestuarios estarán estrictamente prohibidas para todo el personal ajeno a jugadores, cuerpo técnico auxiliares o árbitros.

De cara al acceso de todos, incluido el equipo, se habilitará una entrada lateral situada en la grada de fondo Pabellón, en la zona del Palacio de los Deportes. Por ahí entrarán, con horas pautadas y escalonadas, desde los jugadores, a los periodistas o los miembros del palco. El resto de puertas del estadio estarán completamente cerradas. En consecuencia no aparecerá el equipo coruñés por la famosa puerta 0 una hora y media antes del inicio del partido como es habitual.

Guantes, hidrogel y mascarilla

A la entrada del estadio, habrá un control de temperatura para diagnosticar posible fiebre en los asistentes, que a su vez deberán usar guantes y mascarilla durante su estancia en el Estadio de Riazor. A estas medidas, ya habituales en el resto de actividades de la sociedad, hay que sumarle la distancia que obligatoriamente tendrán que mantener los que acudan al campo. Por último, tampoco habrá la foto inicial de los equipos al saltar al campo.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?