Viernes, 27 de Noviembre de 2020

Otras localidades

La Guardia Civil detiene a dos pescadores furtivos en el espacio natural de Cabo Tiñoso

Los detenidos tenían en su poder 55 kilos de especies no pescables como pulpo o mero

Ejemplares de pulpo

Ejemplares de pulpo / Guardia Civil

La Guardia Civil de la Región de Murcia, en colaboración con la Dirección General de Pesca Marítima de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, ha desarrollado la operación ‘Steal Fish’, que se ha saldado con la detención in fraganti de dos pescadores furtivos en el espacio natural de Cabo Tiñoso, en Cartagena, a los que se les atribuye la presunta autoría de delito relativo a la protección de la flora, fauna y animales domésticos.

Tras la operación, que se encuentra enmarcada en el ‘Plan Anual de Control Integral de Actividades Pesqueras (P.A.C.I.A.P.)’, los guardias civiles e inspectores de pesca se han incautado de más de 55 kilos de especies no pescables y de talla mínima de dentón, pulpo y mero.

Las actuaciones se iniciaron el pasado mes de febrero, cuando la Guardia Civil detectó que unos pescadores furtivos se estaban dedicando a la pesca ilegal en la resera de Cabo Tiñoso y abrió la operación para investigar los supuestos hechos delictivos en colaboración con la Dirección General de Pesca.

El Servicio de Vigilancia de la CARM localizó, desde su embarcación, a dos furtivos entre las rocas del litoral dentro de la reserva de pesca. Los sospechosos se dieron a la fuga abandonando las capturas y los arpones fondeados en la zona. Efectivos del Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) y de Prevención de Seguridad Ciudadana de la Benemérita establecieron un dispositivo de cerco y búsqueda que se saldó, poco después, con la localización en tierra de los sospechosos. Los dos pescadores fueron detenidos como presuntos autores de delito relativo a la protección de la flora, fauna y animales domésticos.

La Guardia Civil recuperó e intervino tanto las capturas como los arpones fondeados, además de la embarcación neumática utilizada por los detenidos. Los 55 Kg. de pescado, una vez declarada su aptitud para el consumo, fueron donados al centro benéfico Jesús Abandonado de Cartagena, mientras que los arpones y la embarcación fueron puestos a disposición judicial.

El delito relativo a la protección de la flora, fauna y animales domésticos, recogido en el vigente Código Penal, establece que será castigado con la pena de prisión de seis meses a dos años o multa de ocho a veinticuatro meses y, en todo caso, inhabilitación especial para profesión u oficio e inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de cazar o pescar por tiempo de dos a cuatro años a quien, contraviniendo las leyes u otras disposiciones de carácter general, cace, pesque, adquiera, posea o destruya especies protegidas de fauna silvestre.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?