Miércoles, 05 de Agosto de 2020

Otras localidades

ONCE

Alberto Mantecón, buscando la luz a golpe de bastón por las calles de Cuenca

Natural de La Almarcha, este invidente ocupó cargos de responsabilidad en la ONCE. Ahora acostumbra a pasear guiado por su bastón

Alberto Mantecón en su paseo por la calle Hermanos Becerril de Cuenca.

Alberto Mantecón en su paseo por la calle Hermanos Becerril de Cuenca. / Cadena SER

Alberto Mantecón es una persona invidente que acostumbra a pasear por las calles de Cuenca guiado únicamente por su bastón blanco. El paseo por las aceras de Hermanos Becerril se lo sabe bien. Es el recorrido que acostumbra a hacer casi todos los días. El único que se atreve a hacer solo. El resto de calles de Cuenca las recorre en compañía de su mujer. “Nací con una falta de visión. Me diagnosticaron miopía magna progresiva y he ido perdiendo visión hasta que me quedé ciego total”, nos ha contado Alberto para el reportaje que hemos emitido en Hoy por Hoy Cuenca.

Reportaje sobre Alberto Mantecón en Hoy por Hoy Cuenca. / Paco Auñón

La miopía magna está considerada una enfermedad ocular producida por una elongación excesiva del globo del ojo. Se inicia en la infancia con un elevado error refractario superior a las seis dioptrías y es progresiva durante el resto de la vida.

Alberto Mantecón es de La Almarcha. Este pueblo manchego de amplios paisajes fue su cuna y allí pasó su niñez y juventud. El trabajo en el campo era compatible con su miopía magna. Esta enfermedad que no le dejaba disfrutar de los inmensos horizontes de la Mancha, sí le permitía desarrollar algunas labores agrícolas. “Los miopes vemos bien de cerca. Tenía el carné para llevar el tractor, pero solo hacía labor en el campo, por los caminos no salía”.

Años después, su familia se trasladó a vivir a Cuenca. Fue entonces cuando Alberto ingresó en la Organización Nacional de Ciegos (ONCE) y estuvo un tiempo vendiendo cupones, aunque no llegó a dar ningún premio importante, dice. “Alguno de diez mil pesetas al cupón, pero el gordo no. Me quedó pendiente. La verdad es que no vendí muchos años”, nos cuenta.

En la ONCE llegó a ser “director de la delegación de Cuenca en dos ocasiones y, entre medias, estuve unos años de jefe de personal en la delegación de Toledo”. Todo esto hasta que se jubiló con 58 años. Fue por entonces cuando la miopía magna progresiva que venía sufriendo desembocó en ceguera total.

El bastón blanco es la ayuda diaria para Alberto Mantecón en sus paseos por Cuenca. / Getty Images

El bastón blanco

El sonido del bastón blanco de Alberto Mantecón golpeando la acera, las paredes de las viviendas, los bancos de la calle, los contenedores de basura, el poste de una farola, marca su camino por la calle. “El bastón, si sabes moverlo, te encuentra todo”, explica. “Puedo llegar a desorientarme, como me pasa ahora”, nos dice mientras nos atiende para este reportaje en la puerta de los estudios de SER Cuenca en la calle Hermanos Becerril de la capital, por donde pasa todos los días. “Pero enseguida doy dos bastonazos y me ubico. Sé que dentro de pocos metros viene un tabique y, si me voy a la derecha, llegaré al bordillo”.

Y así camina cada día, siguiendo la luz que le aporta el bastón a través de los relieves de la calle y de los sonidos que se producen al golpearlo. Tal es su precisión que Alberto baja muchos días con la basura de casa y busca el contenedor, siempre a golpe de bastón blanco, se planta delante, alza el pie en busca del pedal, y completa la misión de tirar la bolsa.

Este invidente se siente seguro con esta forma de moverse por la ciudad y descarta la ayuda de los perros guía. / Parque Científico UMH

Este invidente se siente seguro con esta forma de moverse por la ciudad y descarta la ayuda de los perros guía. “El perro para mí no”, nos dice. “Veo muy bien a la gente que los lleva. La ONCE se los prepara y se los da. Pero al perro hay que cuidarlo, si no eres tú, lo tiene que hacer la familia”.

Más allá de su discapacidad visual, Alberto lleva una vida tan normal como la de cualquiera de nosotros. Presume de su hijo: “Es muy inteligente y estudioso”. Le gusta relajarse en casa “sentado en el sillón relax”. Escucha la radio “que me gusta mucho como a todos los ciegos”, dice.

Adaptarse es una palabra clave para Alberto Mantecón. Él siente que la ceguera no le ha impedido cumplir sueños. “Nunca he creado en mi cabeza la necesidad de hacer algo que no podía. Creo que eso es primordial. Una persona discapacitada no debe ponerse objetivos para los que tenga dificultad, y más de un noventa por ciento lo hacen así”, nos dice.

Además, insiste en ponerse en manos de la ONCE “para que les enseñen lo que necesitan, que utilicen sus técnicos, pero lo fundamental es que no echen de menos la visión, que sepan que tienen que vivir así”.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?